INFORCHESS - Informática aplicada al Ajedrez

 

 

Los campeones también se equivocan

            Parte de este artículo fue publicado en el Boletín Cubano Nº 51, en el año 2000. Pero la historia comienza mucho tiempo atrás cuando le indiqué la variante de la partida de Suttles al historiador Edward Winter, quien quedó en revelarla en sus famosas Chess Notes; mantuve correspondencia con el Sr. Winter desde 1997 hasta principios del 1998. Ignoro si lo publicó.

            Al leer el segundo tomo de "Mis grandes predecesores" encontré que también Kaspárov y su equipo habían encontrado la falla en el análisis de Botvinnik.

             

"LOS CAMPEONES TAMBIÉN SE EQUIVOCAN

Jorge Luis Fernándezpor Jorge Luis Fernández(Argentina)

 

            Para todo ajedrecista, evocar el nombre de Mijail Moiseivich Botvinnik es pensar en el creador del método científico aplicado al ajedrez. Brillante y estudioso, se caracterizó por sus profundos estudios sobre distintos sistemas de apertura y defensa, de finales y de problemas relativos al medio juego. Nos revela que a partir de 1963 y hasta su retiro prácticamente no hizo análisis de laboratorio ajedrecístico y "vivió" de las investigaciones que había realizado antes de ese año. Desde 1963 a 1970 participó en 27 eventos ajedrecísticos, entre ellos una olimpíada (Tel Aviv, 1964) y ganó cinco torneos internacionales de primer nivel. De esa época son también algunas de sus más logradas producciones (contra Portisch, Spassky, Keres, Petrosian, Larsen, Kavalek, por nombrar algunas de las más brillantes).

            Hacia el año 1992, Eseuve S.A. publicó las memorias de este gran jugador en castellano. Son tres tomos, llamados "Partidas Selectas" y son el testimonio de una de los más grandes jugadores de la historia. Si bien a primera vista sus comentarios parecen parcos, uno comienza a comprender la sabiduría y el enorme conocimiento ajedrecístico de Botvinnik a partir de lo sucinto y sentencioso. En ocasiones, basaba el tratamiento de determinado final o medio juego a partir de ejemplos de Capablanca (a quien conoció y admiró profundamente), otras veces se basaba en Steinitz o Emanuel Lásker o Alekhine. Incluso estudió mucho al gran Akiba Rubinstein. También recuerdo una partida tratada a partir de una receta de Ernst Grunfeld (si mal no recuerdo es con Tahl, en el match de 1961).

            Para mí, encontrar un fallo en los análisis de este monstruo sagrado del ajedrez es todo un hallazgo. Veamos la partida en cuestión:

 

//////////////////////////////////////////////////////////

            Botvinnik, M - Suttles, D [A42]

                                   Beograd, 1969

//////////////////////////////////////////////////////////

1.d4 g6 2.e4 Ag7 3.c4 d6 4.Cc3 e5 5.Cge2 Cc6 6.d5 Cce7 7.f3 f5 8.Ae3 Ah6 9.Axh6 Cxh6 10.Dd2 Cf7 11.g3 0-0 12.Ag2 c6 13.0-0 cxd5 14.cxd5 Db6+ 15.Rh1 Ad7 16.Tae1 Rg7 17.f4 Tae8 18.Cc1 exf4 19.gxf4 fxe4 20.Cxe4 Cf5 21.Cb3 Tc8 22.Ah3 Cg3+ 23.hxg3 Axh3 24.Cd4 Tfe8

 

 

                                              

 

            Aquí comenta Botvinnik (Tomo 3 pag. 401)":Si Axf1, entonces 25.Ce6+, y las blancas ganan... La variante del texto debió sugerirme, que en la posición del diagrama no era obligado perder el tiempo con la retirada de torre. Durante largo tiempo busqué la posibilidad de desarrollar el ataque de esta manera y no lo encontré. ¡Ay!, volvió a aparecer mi vieja enfermedad, la insuficiente capacidad combinativa. El problema se resolvía mediante 25.b3!!. Esta jugada es de una especial belleza, ya que es tranquila (sin ataque). Si las negras  aceptaban la calidad, 25... Axf1 (en caso de 25...Txe4 26.Txe4 Axf1, las blancas ganaban fácilmente: 27. Ce6+ Rg8 28.Db2 Ce5 29.Txe5 dxe5 30. Dxe5 Tc7 31.Dxc7 Dxc7 32.Cxc7 Rf7 33.d6 Rf6 34. Rg1 Ah3 35. Rf2), entonces seguiría la jugada 26. Db2!...."  25.Tf3 [25.b3 Txe4 26.Txe4 Axf1 27.Ce6+ Rg8 28.Db2 Ce5 29.Txe5 dxe5 30.Dxe5 y ahora el negro no debe jugar Tc7, sino sencillamente  30...Rf7! y no se ve como hace el blanco para sacar más de tablas. La partida continuó...] 25...Tc4 26.Td3 Db4 27.b3 Dxd2 28.Txd2 Tc7 29.Tde2 Ag4 30.Te3 Af5 31.Cxd6 Cxd6 32.Cxf5+ gxf5 33.Txe8 Cxe8 34.Txe8 Rg6 35.Te2 Tc1+ 36.Rg2 Td1 37.Te6+ Rf7 38.Td6 Re7 39.Th6 Txd5 40.Txh7+ Rd6 41.Rh3 Ta5 42.Rh4 b5 43.Rg5 Txa2 44.Rxf5 a5 45.g4 Ta3 46.Ta7 Rc5 47.g5 Rb6 48.Ta8 Txb3 49.g6 Tg3 50.Rf6 b4 51.g7 Rb5 52.g8D Txg8 53.Txg8 1-0

 

            Botvinnik escribe que al terminar la partida el maestro búlgaro le dijo la combinación. No esta claro a qué búlgaro se refiere, ya que Duncan Suttles es canadiense, según creo. Así mismo declara que esta partida está entre las seleccionadas por esta combinación que no vio la luz, pero que estéticamente es muy bella.

Curiosamente, Dvoretsky, en el libro "Ajedrez de entrenamiento I" se olvida de revisar y transcribe el análisis confiando en su maestro. En la página 39, como ejercicio pone la posición del diagrama y da por sentado que el blanco gana. Un caso notable de ceguera  ajedrecística y cuan fiables eran los análisis del patriarca soviético. En este mismo libro, cita como comentarista de la partida al búlgaro Tringov, que de hecho Botvinnik no lo menciona.

            Una golondrina no hace verano dice el refrán. Por ello en la página 271 del tomo 3, comentando el encuentro con Giplips, Botvinnik llega a la siguiente posición:

 

//////////////////////////////////////////////////////

            Gipslis, A - Botvinnik, M [B09]

                                               Moskva, 1965

//////////////////////////////////////////////////////

1.e4 d6 2.d4 Cf6 3.Cc3 g6 4.f4 el ataque austriaco. 4...Ag7 5.Cf3 0-0 6.e5 Cfd7 7.h4 Cb6 [Botvinnik cita 7...c5 8.h5 cxd4 9.Dxd4 dxe5 10.Df2 e4 11.Cg5 Cf6 12.hxg6 hxg6 13.Dh4 Dd4 14.Ae2] 8.h5 Ag4 9.hxg6 fxg6 10.Ae2 dxe5 11.Cg5 Af5 12.fxe5 [12.g4!?] 12...h5 13.g4 hxg4 14.Axg4 Cc6 15.Ce6 Dd7! 16.Axf5 [16.Cxf8 Txf8 compensación] 16...Txf5 17.Cxg7 Rxg7 18.Ae3 [18.Ah6+ Rg8 19.Th4] 18...Cc4 19.De2 Cxb2

 

 

                                              

 

Aquí el gran maestro ruso y  campeón mundial confiesa: "Durante la partida me asustaba el jaque indicado anteriormente (19...Cxe3 20. Dxe3 Dxd4 21.Dh6+), sin advertir que después de 21...Rf7 22.Dh7+ Re6 23. Dxg6+, las negras respondían 23...Rxe5 y se quedaban con peón de ventaja en una posición segura." Ahora esta variante parece adolecer de un fallo, por ejemplo 19...Cxe3 20.Dxe3 Dxd4 21.Dh6+ Rf7 22.Dh7+ Re6 23.Dxg6+ Rxe5 24.Th2!! y las negras no tienen salvación. 24...Tf6 25.Te2+ Rd6 26.Ce4+] 20.d5 [20.Db5 Cxe5 21.Dxb2 Cc4 22.Dxb7 Cxe3 23.Dxa8 Cxc2+ 24.Rd2 Dxd4+ 25.Rxc2 Tf2+ 26.Rb3 Db6+ 27.Rc4 Da6+ 28.Rb3=] 20...Txe5 21.Ad4 Cc4!! 22.Axe5+ C6xe5 23.Th4 Th8 24.Txh8 [24.Txc4 Cxc4 25.Dxc4 Th1+] 24...Rxh8 25.Dh2+ Rg7 26.Df4?! [¹26.Dg3] 26...Dh3! 27.Cd1 Dg2 28.Dd4 Rg8 29.Df2 Dh1+ 30.Re2 De4+ 31.Rf1 Dh1+ 32.Re2 Dxd5 33.Cc3 Dd2+ 0-1

 

            Como vemos, también los grandes campeones se equivocan y nunca está vigente aquella sentencia de un famoso artículo de Tigran Petrosian: "Confiar, pero revisar".

 

Mendoza, Argentina, 07 / enero del 2000.

Jorge Luis Fernández"

 

            Para ilustrar a los lectores de Inforchess, en la primera  Inforchess Magazine del  año 2006 les incluiremos dos  nuevos ejemplos, el primero Stein,L - Hort,V  1-0 y una perla del más grande jugador de todos los tiempos, uno del propio Kaspárov: Tukmakov,V - Kasparov Garry  0-1.

 

            Espero que los disfruten, dado que errar es humano, y señalarlo, también.

 

En Mendoza,   Enero 2006 Diciembre de 2005.

Jorge Luis Fernández

_____________

© INFORCHESS - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS