EL FINAL DE LA SEMANA

Por M.I. Wilfredo Sariego Figueredo

Para la realización de esta sección nos damos a la tarea, apenas se publica el Twic de la semana (lunes en las tardes en la página www.chesscenter.com/twic/twic.html), de seleccionar los finales más interesantes que se hayan jugado en ese trayecto de tiempo. El trabajo sería más fácil si buscáramos de los libros de finales, algunos ya estudiados, pero queremos que en nuestro espacio los mismos sean de la práctica reciente de los torneos. Como principal criterio de selección, aparte de la ya mencionada frescura en el tiempo, es que sea un final educativo, o sea que nuestros lectores puedan aprender algo del mismo. A veces la tarea es difícil y lleva bastante tiempo buscar hasta encontrar alguno que reúna esas características, pero en otras ocasiones he tenido la suerte de que apenas he revisado unos 10 finales y ya aparece alguno que tenga interés para publicar, ese es el caso que nos ocupa en el día de hoy.

El final que estudiaremos (rey y torre contra rey y peón torre), se produjo en el Campeonato de Cuba y en el mismo se muestra la fuerza y a la vez la debilidad de la torre en esta última fase de juego, cuando se enfrenta a rey y peón. Como muy bien mencionan Lowenfisch y Smyslov en su libro "Teoría de Finales de Torre": "...la torre pierde gran parte de su efectividad si se halla cerca de su objetivo que ataca", y se hacen la pregunta: "¿Cuál es, pues, la distancia mínima en que la torre conserva su efectividad lejana, en la lucha contra rey y peón?" Y después de algunos simples ejemplos:

Posición: Blancas: Rc3, peón en c4 Negras: Tc7 y Blancas: Rc3, peón en c4 Negras: Tc8, agregan: "La distancia mínima entre la torre y el peón enemigo ha de ser, pues, de tres casillas." Sin embargo, no siempre las reglas usted las puede llevar a cabo en todo tipo de posiciones, es recomendable que usted haga una valoración completa de la posición antes de dejarse llevar por las mismas y un ejemplo claro de ello es el estudio de Reti del año 1928

Posición: Blancas: Re7, Td4 Negras: Re5 y peón en d5 donde le corresponde jugar al blanco. Si usted tiene presente la regla de que hay que tener la torre separada tres casillas del peón, entonces jugaría 1.Td1? para alejar la torre a la distancia mencionada anteriormente, sin embargo en ese caso el negro es capaz de resolver sus problemas y lograr el empate. La jugada correcta es 1.Td3! ó 1.Td2! para llevar al negro a una posición de zugzwang y que el rey blanco llegue en el momento exacto a capturar el infante. La posición del estudio de Reti se presenta también en un estudio de Benko (1986) que comienza con un final de lucha de torre y peón contra caballo y peón pero que se llega a esta posición:

Blancas: Re7, Tc4

Negras: Rd5, peón en c5 Juegan blancas.

La diferencia con el de Reti, es que en el caso de esta última posición, el rey del bando fuerte se encuentra separado una casilla más a la derecha de su homólogo, entonces la separación de la torre por tres casillas del peón si es decisiva y la jugada que gana es 1.Tc1! Quisimos hacer esa breve introducción con el objetivo de que el lector siempre esté "a la viva" en cada posición que tenga frente sí, pues las reglas en todos los casos no se pueden aplicar de la misma manera.

Lo más significativo del final que vamos a estudiar en el día de hoy, es la interrelación que debe de existir entre el rey y la torre del bando fuerte para poder atrapar al intruso peón. Veamos

 

(15) Quesada Pérez, Yuniesky (2565) - Bruzon Batista, Lázaro (2615)
46 ch-Cuba (2), 13.01.2010
[M.I. Wilfredo Sariego Figueredo]

 

 


98.Rg4 Rf2?
[Esto es un error, es necesario separar la torre a cualquier casilla de la tercera fila, incluso hasta la casilla e3 también es posible. Veamos un ejemplo: 98...Td3! 99.h4 Td4+! Esta importante jugada es la clave del éxito, el negro separa el rey rival para ir con el suyo acercándose al lugar de las acciones 100.Rg5 (Si 100.Rg3 buscando evitar que el rey rival se acerque, entonces se cae a un final teóricamente ganado pues la torre se mantendrá en la cuarta fila hasta que el peón llegue a la sexta (incluso se podría dejar que llegue hasta séptima y luego la torre va en su búsqueda con Td8 y Th8) donde sería amenazado por esa misma fila, de lo contrario, si el peón no avanza, entonces se va llevando poco a poco el rey hasta ir en búsqueda del peón. Veamos una posible variante: 100...Ta4 101.h5 Re3 102.Rh3 (Si 102.h6 Ta6+- seguido de Th6, ganando el peón) 102...Rf4 103.h6 Rg5 104.h7 Th4++- ganando) 100...Rf3 101.h5 Td5+! Otro importante jaque que separará al rey y dejará libre el camino para la penetración de su homólogo. 102.Rg6 (Si 102.Rh4 sigue 102...Rf4 103.h6 Td1 con amenaza de mate en h1 104.Rh5 Rf5+- ganando) 102...Rg4 103.h6 Td6+ Y ahora ya el rey se pegará al peón y lo más importante: el rey rival quedará encerrado en una red de mate si se aferra a seguir defendiendo el peón. 104.Rg7 Rg5 105.h7 Td7+ 106.Rg8 Rg6 107.h8C+ Rf6(.)+- ganando]

99.h4 Tg3+ 100.Rf4?
Diagrama

[Ahora es el blanco el que comete un error que le pudo costar la partida. La única jugada que hace tablas es 100.Rf5! y después de 100...Rg2 101.h5 Rh3 102.h6 Tf3+ 103.Rg6= Esta es la diferencia con lo que se pudo dar en la partida, y es que el rey puede apoyar el peón "h".]

100...Rg2!
Diagrama

[Si 100...Tg8 101.h5 asegura el empate ya que el rey se ha quedado sin poder ayudar a la torre.]

101.h5 Rh3 102.Rf5
[No es bueno 102.h6? por 102...Tg6-+ y el peón caería]

102...Rh4 103.h6[] Tg8?
Diagrama

[El negro vuelve a equivocarse y deja ir la posibilidad de anotarse un merecido triunfo. Era decisivo 103...Rh5! amenazando el peón y después de 104.h7 Tf3+! 105.Re5 Tf8-+ seguido de Th8 ganando el peón]

104.h7
Ahora ya nada se puede hacer y el final es tablas.

104...Ta8 105.Rg6
y se firmaron las tablas. Manzanillo, Cuba 26 de enero de 2010 1/2-1/2

IM  W. Sariego
5 de Febrero de 2010

Desde Manzanillo, Cuba

© INFORCHESS - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS