Suscríbase a Inforchess Magazine

 

Apuntes Bibliográficos  Inforchess nº 20.

 

Sobre el libro “Semestres de Ajedrez”.

 

Por MI Raúl Ocampo Vargas.

 

Varios de los ajedrecistas soviéticos que admiraba como entrenadores como eran Boleslavsky, Suetin, Kupreichik y Kapengut, pertenecían a la Escuela Bielorrusa. Y ahora que he estado analizando con más cuidado el estilo de juego de Gelfand, que antes conocía sólo superficialmente, me ha dado curiosidad por conocer la manera de jugar y enseñar a jugar de esa escuela.

 

Examiné por ello un libro editado en 1984 que se llama “Semestres de Ajedrez” que son los planes y contenidos de estudio que se seguían en las escuelas de educación superior para entrenadores de ajedrez. El líder del trabajo era el MI Kapengut, con apoyo de Zimel Berkovich Livshitz, Leonid Alexeievich Bondar y Alexandr Isaacovich Liuboshitz, teniendo de revisora a la Gran Maestra Internacional Zvorkyna y con prologo del GM Alexei Stepanovich Suetin.

 

El contenido esta integrado por ejemplos del trabajo creativo de los maestros bielorrusos. El libro tiene por objetivo ser usado por instructores y entrenadores de jugadores de la IV y III Categoría hasta la primera.

Presenta un plan de trabajo con recomendaciones metodológicas para los manejadores de grupos. Inicialmente en Bielorrusia se integraban grupos de 12 a 20 jóvenes o niños para ser instruidos por jugadores de primera categoría a Maestros del Deporte, pero que tenían pocos conocimientos especializados en como enseñar, ya que apenas en los años sesentas comenzaron los institutos del Deporte a preparar entrenadores profesionales, como carrera de educación superior, y sólo en cuatro grandes centros urbanos: Moscú, Minsk. Lvov y Tbilisi.

Los cuadros de entrenadores calificados comenzaban a formarse sólo entonces. Pero se requerían cientos de entrenadores, por lo que se habilitó a jugadores con cursos rápidos para cubrir esas necesidades, pero luego se les apoyó con cursos constantes para su superación. Entre el material preparado para apoyar esa preparación y para servir en las universidades donde se preparaban los entrenadores a nivel escuela superior, era este libro “Semestres” de Ajedrez.

Sus Partes y Capítulos son:

Parte Primera: El ajedrez en Escuela Superior.

Capítulos.

Recomendaciones Metodológicas para Entrenadores.

Organización y utilización de Competencias.

 

Primer Semestre.

Historia.

Finales.

Táctica.

Estrategia.

Sobre Aperturas.

Práctica Ajedrecística.

 

Segundo Semestre

Valoración de la Posición.

Elementos de la Estrategia en el Final.

La apertura y los planes de juego.

Práctica Ajedrecística.

Respuestas a la Práctica Ajedrecística.

El libro consta de 241 páginas.

El Temario tiene 48 puntos, o temas, a desarrollarse en una primera parte de 70 horas y una segunda de 90 horas, en dos o tres sesiones a la semana de entre hora y media y tres horas.

En el Primer Semestre, la proporción es como sigue:

15 horas para 8 temas que van de la historia, de organización de escuelas de ajedrez, Organización de competencias y arbitraje, Literatura de estudio, Régimen deportivo y preparación física, Preparación Moral y Volitiva, Valoración de Posiciones y cálculo de variantes.

35 horas para Apertura y Medio Juego. 10 temas, que son: Como iniciar la partida, El Problema del Centro, Columnas abiertas y semiabiertas, Séptima y Octava Horizontal, Los Peones y su Estructura, Actividad de Piezas, Casillas fuertes y débiles, Ejemplos básicos Tácticos, Sacrificios Típicos, Ataque al Rey.

20 horas para 5 temas del final: Finales simples de Peones, Finales de Torres, Piezas contra Peones, Finales de Piezas Menores, Lucha entre fuerzas desiguales. Esto es para el primer semestre, o sea 70 horas.

Las páginas 9 a la 15 me parecieron particularmente importantes pues ahí están las recomendaciones para instructores y entrenadores, los temarios y la bibliografía recomendada. De la 16 a la 22, se enseña como organizar competencias de round robin o sistema suizo. Es un pequeño manual para arbitros. Luego empieza el contenido del primer semestre. La historia va de la 25 a la 50, con una corta historia del ajedrez, del ajedrez en Rusia, del Ajedrez en la URSS y ligeros apuntes del ajedrez en Bielorrusia. Una buena selección de partidas históricas. Luego viene el contenido de finales, que son unas 26 páginas, con mates simples como el de alfil y caballo, finales de peones, los finales de torres como las posiciones Lucena y Filidor. El de la táctica tiene menos de 20 páginas y luego sigue el de Estrategia de sólo 12 páginas. Luego uno sobre apertura de 20 páginas y luego la Práctica con 108 ejercicios tácticos, (en el segundo semestre hay otros 36). Asi termina el primer semestre y comienza el segundo con un capítulo sobre la valoración de la posición, de 30 páginas. En fin, todo un compendio. Los ejemplos muy bien escogidos, con partidas de maestros bielorrusos. Si se compara con el de Escuela de Ajedrez, en ruso, escrito por Averbach, Kotov y Yudovich, creo que son similares, excepto por las 22 primeras páginas sobre recomendaciones metodológicas, lo que hace este volumen un poco mejor.

 

Tras el examen de este libro, traté de sacar en conclusión algo que hiciera distinta a la escuela Bielorrusa de otras de la URSS o sus derivadas. Claro que hay algunos libros de autores bielorrusos muy importantes a tomar en cuenta, sobre todo los escritos por Shereshevsky, “Perfeccionamiento en Ajedrez” y Estrategia del Final, o “Estructuras del Final”. Shereshevsky, junto con Suetin, son de los escritores más importantes de la URSS y ligados a la Escuela Bielorrusa.  Kapengut es otro autor importante, pero menor como escritor que como jugador. Kupreichik se distinguió como Gran Maestro y como especialista en aperturas, pero no como entrenador. Entonces, finalmente, ¿Qué puedo decir de la Escuela Bielorrusa?.

 

El libro “Semestres” se ve muy académico, lleno de fórmulas y conceptos, así como muchos ejercicios. Se da importancia por tanto a la táctica , pero también a trabajar con conceptos y algunas fórmulas a memorizar. Buena preparación en aperturas, lograda a base de estudiar las estructuras y su evolución hasta la etapa final de la partida. No por nada el mayor trabajo, en tamaño, que escribió Shereshevsky fue sobre eso, el estudio de las aperturas en base a sus consecuencias en los finales. Los bielorrusos son originales en sus aperturas, pero estas son con base a temas estratégicos y no tácticos, como es el caso de los letones, entre los que eran ejemplo Vitolinsh, Tal y ahora Shirov. No en balde, Nimzovich también nació en Riga, Letonia; como los tres citados anteriomente.

 

En lo que respecta al libro del que hablamos, sus primeras  páginas, de la 9 a la 16 me pareció importante traducirlas y tomar nota de los ejemplos elegidos para ilustrar temas, así como “capturar”· sus 144 ejercicios.

 

Si comparamos el de  “Semestres” con los libros de Goloshnishev de 1V y III, de II y de I Categoría, los vería como equivalentes, aunque los segundos más completos, pues son varios tomos y para mucho más horas de trabajo. Lo mismo puedo decir de los de Kostyev, de 40 lecciones para Principiantes y 40 para jugadores de clubes, o el Curso de Krogius, o las 40 lecciones de Teschner. Pero el de “Semestres” es más como libro de apoyo de entrenadores e instructores. Su mejor equivalente son los dos tomos cubanos de “Ajedrez Integral” Pero el de Semestres muestra un enfoque muy especial sobre el estudio de las aperturas, más en base a estructuras que a maniobras tácticas. Ahí es donde veo la relación con el juego de Gelfand, que parece que muy temprano, desde la apertura, esta planeando el paso al final sin pasar casi por el medio juego. El arte de cambiar piezas. Esa podría ser la marca.

 

Palenque, Chiapas; a 27de septiembre de 2007.