Suscríbase a Inforchess Magazine

 

Apuntes Bibliográficos  Inforchess nº 19.

 

De cómo Víctor llegó a ser maestro de ajedrez.

 

El poco conocido último gran libro del campeón mundial Emmanuel Lasker.

 

Por MI Raúl Ocampo Vargas.

 

 

Diversos filmes sobre ajedrez se han realizado en base a novelas publicadas que tuvieron cierto éxito editorial. Tal es el caso de “La Defensa” de Vladimir Nabokov, “El jugador de Ajedrez” de Stefan Zweig, o “En busca de Bobby Fischer” de Waitzkin. Caso notable es la película sobre la vida de Alejandro Alekhine a partir de una obra escrita para teatro por el GM Alexander Kotov. También hay dos cintas memorables que no partieron de una publicación anterior, como “Capablanca”, filme cubano y “Fiebre de Ajedrez”, cinta soviética silente y una de las pioneras en el tema, que además contó con la actuación del campeón mundial Jose Raúl Capablanca y Graupera.

 

Pero si algún libro debiera ser trasladado al cine con el objetivo de popularización del ajedrez y al mismo tiempo de ser elemento importante para la enseñanza técnica del ajedrez, sería sin duda “De cómo Victor llegó a ser maestro de ajedrez”, escrito en Moscú en 1937 por el excampeón mundial Emmanuel Lasker.

 

Ultimo gran libro de este profundo pensador, es prácticamente desconocido. Publicado sólo en tres ocasiones, una en alemán en 1937 y dos en ruso en 1937 y 1973, con tirajes muy limitados las primeras dos ediciones y la tercera de 20 000 ejemplares agotada rápidamente dentro de la URSS, es conocido en occidente por unos cuantos.

 

David Bronstein en el prólogo a la edición de 1973, citaba al gran científico Albert Einstein refiriendose a Lasker como una de las personalidades mas interesantes que había conocido en su vida. Lasker, nuestro Lasker, como afectuosamente se refiere Bronstein, era multifacético y en cada uno de sus variados intereses intelectuales destacó entre sus contemporáneos. Como filósofo desarrolló la Teoría de lo Inaccesible que durante décadas fue estudiada en los liceos alemanes, así como planteó una serie de cuestiones de paradojas matemáticas en 1894 que sólo pudieron ser desentrañadas dos décadas más tarde por Max Planck, el genio de la Física Cuántica en la Universidad de Gotinga. Lasker fue un pensador agudo y un crítico de una época muy interesante, el nacimiento del siglo XX. Nacido en 1868 y fallecido en 1941, vivió ampliamente el siglo XIX y el siglo XX, en medio del centro de Europa escenario de las ultimas grandes guerras de los imperios decimonónicos, y de las dos guerras mundiales. Alemán en la derrota de 1918 y judío en la època de ascenso del nazismo en Alemania, Lasker residió en la Unión Soviética en tres ocasiones y finalmente sus últimos días los vivió en los Estados Unidos.

 

Su último libro es una mezcla de novela y libro de enseñanza del ajedrez; gira alrededor de un muchacho soviético que vive en los inicios del gran movimiento de promoción del ajedrez en la URSS. El libro es producto de una década particularmente fértil en esa magna nación. La URSS había logrado consolidarse después de una década de guerras civiles, pero también se enfrentaba a grandes contradicciones. Científicos eran preparados en cantidades nunca vistas en el mundo. Obreros calificados eran extraídos de grandes masas de campesinos ignorantes, en un país que pasaba del feudalismo a la industrialización de un solo golpe. Nacía un hombre nuevo en una sociedad nueva, pero muchos miles eran enviados a los campos de trabajo de los gulags donde fallecerían cientos de miles como esclavos.

 

El ajedrez llegaba a las masas, y prácticamente cualquier niño soviético podía aspirar a desarrollarse en un gran maestro de ajedrez, lo mismo que podría llegar a ser ingeniero, médico, químico o científico. Se podía llegar a alcanzar las estrellas. Aunque muchos solo alcanzarían los castigos de Siberia.

 

Lasker, con un pie firme en la Unión Soviética, pero ya planeando su traslado a los Estados Unidos, innegablemente estaba impresionado por lo que veía en la URSS, y más por razones de autoconservación, pues ya sentía que la bota nazi trataría de alcanzarlo en Rusia, decide salir de su amado Moscú y no por simpatizar más con la manera americana de vivir, “American Way for Life”, que con los ideales soviéticos. El caso es que en su libro, a veces idealiza un poco la vida de los muchachos soviéticos en la década de 1930. A mi me parece que su personaje principal, Victor, es identificable con la personalidad del GM David Bronstein y se me hizo curioso que fuera precisamente Bronstein el presentador de la edición de 1973. Por supuesto que nadie en 1937 podría pensar que surgiría un “Victor” tan similar unos años después. El GM Victor Korchnoi no es nada similar con el personaje que presenta Lasker, que es ante todo ficticio.

 

El libro parece hecho para un filme instructivo de ajedrez. Cualquiera que haya hecho de su carrera de vida el ajedrez se puede identificar en un aspecto o en otro con alguno de los personajes principales del libro de Lasker.

 

La filosofía de Lasker no es tan fácil de entender y a veces se pierde el sentido de alguna frase. En lo particular no es nada fácil de traducir, máxime que al no ser escrito originalmente en ruso, sino primero en alemán y luego pasado al ruso  para intentar traducirlo al español, puede agotar a cualquiera, pues algunas ideas pueden oscurecerse en el “teléfono descompuesto” de las traducciones.

 

Una vez le preguntaron al GM Carlos Torre Repetto a que atribuía el haber “enfermado” de los nervios, lo que finalmente causó su retiro del ajedrez de competencia. “Al gran esfuerzo que hice para traducir del alemán la gran obra del excampeón mundial Emmanuel Lasker, “El Manual de Ajedrez”. ¡El que lograra su consagración internacional a base de vencer a Lasker, atribuía a algo relacionado con este gran jugador su retiro del ajedrez!

 

Durante años traté de obtener el libro de “De cómo Victor llegó a maestro de ajedrez”, cuando por fín lo logré me emocioné, pero no era lo que yo esperaba. Creí que sería algo similar al libro “Legado” de Alekhine; un texto que fuera útil para enseñar ajedrez. Aunque el “Legado” tampoco era una gran cosa, el libro de Lasker era una especie de novela didáctica. Era como la versión ajedrecística de “Frascuelo”, la lectura española clave en la educación de las generaciones anteriores a la mia. Pero muy interesante. A pesar de que no era de mi época yo si leí bastante más a “Frascuelo” que a “Corazón Diario de un Niño”. Soy, como decía Machado, “devoto de Frascuelo y de María”.

El caso es que al principio no me atrajo tanto. Pero en  una segunda revisión descubrí muchas cosas importantes. La experiencia de entrenador había sido necesaria para apreciar el libro en su justo valor. Como jugador no pude, pero luego como entrenador si.

Hacer un filme a partir de este libro está fuera de mi alcance, pero se me ocurre que pudiera hacer una versión “powerpointerizada” o sea en diapositivas, máxime que tiene muchas partes en que se usan diagramas, pues finalmente es una “novela” didáctica de ajedrez, o sea es un libro de ajedrez finalmente.

 

Si el sector educativo finalmente se decidiera por introducir firmemente el ajedrez en las aulas, un filme basado en el libro de Lasker sería de un valor incalculable.

Un gran jugador y escritor como Lasker seguramente es una garantía para cualquiera y si consideramos que fue el libro sobre “Victor” el último de su vida, con todo el acervo de experiencias y conocimientos completo, no debiera ser un libro tan desconocido.

 

Palenque, Chiapas; a 9 de septiembre de 2007.