Informática aplicada al ajedrez.

 

 

 

Karpov y las computadoras.

Por MI Raúl Ocampo Vargas.

 

La excelente entrevista realizada el 10 de abril de 2007 al GM Anatoly E. Karpov por el periodista ruso Yuri Vasiliev, que ya tiene fama por sus trabajos relacionados al ajedrez,  y publicada por Sport Express; fue de lo más interesante.

En dos párrafos hace unos comentarios que ilustran dos de los grandes errores, a mi parecer, que son muy comunes en el mal uso de la informática aplicada al ajedrez.

 

Primero veamos lo que  Karpov responde a un comentario de Vasiliev:

 

Vasiliev: Ahora ya podemos afirmar que existe una dependencia de muchos de los ajedrecistas a la computadora. Muchos grandes maestros “se sentaron” sobre la computadora y ya ni pueden imaginar su propia existencia sin ellas...

 

Karpov: Eso alcanza extremos cómicos. Revisas con algún colega alguna posición, y lo primero que hace es lanzarse hacia la computadora: “¿Y qué dice Fritz?”. Yo digo: “Pero aguarda, sentémonos a pensar, vamos a juzgar nosotros mismos, a encontrar algunos planes. Y luego, si quieres,  revisamos con la computadora”.

 

Vasiliev: Más de una vez he estado convencido de que ya ni los grandes maestros más fuertes confían en sus propias cabezas.

 

Karpov: No es tanto que no confíen, sino que no quieren incomodarse. Pero si siempre usas la computadora, inevitablemente perderás la capacidad de analizar, de tomar independientemente decisiones y te convertirás en el operador de las decisiones de la computadora.

Este dialogo es sumamente interesante e instructivo. Un gran error es analizar con la computadora, pues uno de los hábitos más importantes para adquirir y que es de los más frágiles y fáciles de deteriorar, es el de analizar y pensar por si mismo. Algunos dicen que hay que checar nuestros análisis con el Fritz, pero creo que eso es tan peligroso como “apostar” en el bingo una vez. Puedes adquirir, casi sin sentido un mal hábito. Karpov dice una verdad de a kilo: Se puede uno convertir en un operador de las decisiones de la computadora. La computadora es un instrumento que ordena información. Nos sirve para guardar y recuperar información, si la usamos para jugar por nosotros; entonces ¿Qué caso tiene meterse en el ajedrez si las tareas duras las pasamos a una máquina? Jugamos ajedrez para divertirnos resolviendo problemas, nos gusta el reto. ¿Qué reto es ese si le pasamos la tarea a la máquina? La computadora u ordenador, es un instrumento para ayudarnos en nuestros estudios no para que decidan y jueguen por nosotros.

“El uso demasiado activo de computadoras durante el entrenamiento despierta entre los ajedrecistas un automatismo exagerado. Por ejemplo, estoy convencido de que Anand nunca pudo desarrollarse en un ajedrecista genial porque las computadoras lo secaron.” Afirma Karpov. 

 

Es muy posible que tenga razón. Si continuamente, para entrenarnos, usamos la computadora, puede pasarnos como le sucedió a Kasparov y a Karpov en sus largos duelos. Se forma un “Eco” y uno se va volviendo un poco a poco como su oponente. Si juegas mucho con una máquina, pues te maquinisas. Si lo haces contra un GM, pues te vuelves un poco como él. Una manera sencilla de que un jugador mediano se vuelva jugador destacado es el de convivir con grandes jugadores. Algo se le pegará inevitablemente.

Si no debe uno analizar, como observamos primero, con la computadora,  tampoco se debiera ni jugar contra la computadora, queda claro que en esos dos casos hablamos de un uso inadecuado.

Si el chiste es jugar y lo divertido es analizar partidas, ¿porqué le damos a las computadoras una ocupación que desearíamos para nosotros.?

 

Para rematar, veamos la opinión de Karpov sobre Anand:

 

Karpov, sentencia: “Nadie niega el extraordinario talento de Anand ni su enorme fuerza práctica. Pero el abuso en el uso de la computadora desarrolló en él un automatismo indeseable, y con mucha frecuencia sus decisiones son superficiales, carentes de profundidad. Recuerdo el match final en ajedrez activo entre Anand y Topalov en Bastia, en Córcega. Estaba sentado en la sala y observaba la partida. Fue una siciliana complicada... sugiero a mis vecinos grandes maestros la jugada que, según me parecía, debía hacer Anand. Y aquí Frederic Friedel (uno de los dueños de “Chess Base”-Y.V.) declara: “No, Vishy no va a jugar así. Porque “Fritz” no juega así”. Y Anand de veras eligió la jugada señalada por “Fritz”. Y aún así Anand no es “Fritz”...

 

Finalmente Karpov hace unas observaciones muy valiosas.

“Lamentablemente muchas personas, que no son ajedrecistas profesionales y que rodean a Ilyumzhinov ejercen sobre él más influencia que los profesionales. Esta gente no entiende que no debe cambiarse constantemente las reglas, no debe cambiarse constantemente el formato del campeonato mundial, que no debe cambiarse constantemente el ritmo de juego”.

“La idea de hacer del ajedrez un deporte apto para la televisión mediante el acortamiento del tiempo de reflexión se le metió en su tiempo a la cabeza a Campomanes, que entonces dirigía la FIDE. Pero el resultado fue que el ajedrez no logró conquistar la televisión, pero sí cayó bruscamente la calidad de las partidas. Ahora ya pocas veces encuentras un final jugado bonito, sin errores, porque a los grandes maestros ya no les queda tiempo para la etapa final del juego. Por eso las joyas en los finales se han vuelto cosa tan escasa. Entonces, en mis matches con Korchnoi, con Kaspárov, con Timman y con Kamsky hubo finales realmente fantásticos, jugados con tiradas únicas por ambas partes.”

Luego Karpov habla de las partidas “arregladas”, que desgraciadamente van progresando en sociedades llenas de avatismos y que parecieran estar diseñadas para traumar a aquel que pretenda realmente hacer un progreso.

 

 

 

26 de Abril del 2007
Por MI Raúl Ocampo Vargas

© INFORCHESS - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS