Inforchess Magazine

 

Desde el diván del Entrenador No. 9

(A la memoria de la Maestra Amparo Vargas Arreola 1926-2001)

 

Mi Raúl Ocampo Vargas

 

¿Cómo estudiar la Apertura? Parte IX

 

Sin novedad en el frente de la Alapin.

 

Algunos lectores me han preguntado respecto a la Alapin-Sveshnikov, (1.e4 c5 2.c3) y me comentan que en esta serie donde se habla de aperturas poco escribo sobre mi afición a esta variante.

 

Antaño la Alapin-Sveshnikov era usada por aquellos que deseaban eludir el adentrarse en líneas teóricas muy estudiadas. Pero aquellos tiempos en que la mencionada Alapin podía ser considerada poco estudiada hace mucho que pasaron. Como variante en boga desde hace tres décadas ya ha reunido una cantidad de teoría y experiencias tan grande como la de la variante Najdorf y requiere buena preparación jugarla. Varias extensas monografías se han publicado sobre ella. El GM Murray Chandler fue de los primeros en sacar una de ellas y luego la actualizó en una edición corregida y aumentada. El GM Rozentalis de Lituania publicó un tratado bastante extenso también. El GM Sveshnikov sin duda es el exponente más famoso y más conocedor de la variante, que ya podríamos denominar sistema con todo derecho, y publicó un buen compendio en la serie de monografías del Informador de Yugoslavia; además de que en Internet publicó una interesante serie de artículos en el fenecido sitio web de Kasparov, que es material imprescindible para los corifeos de esta línea.

 

El GM SveshnikovDe vez en vez las propias partidas de Sveshnikov van actualizando la variante con los espléndidos comentarios publicados principalmente en la revista rusa “64”, con la tradicional calidad de los tiempos en que era uno de los mejores órganos del ajedrez soviético. Compendios de repertorio como es el “ORAP” de Keene y el reciente de Collins dedicaron buenos y extensos capítulos al sistema Alapin-Sveshnikov, completando un buen acervo teórico sobre esta singular variante. Incluso libros como el de Rogozenko, que pretenden dar recetas para enfrentarse a ella, han contribuido, paradójicamente, a enriquecer las ideas de este sistema. Tiviakov, Morozevich, Svidler, Anand y muchos otros han sido seguidores de este sistema y han mantenido vivo este sistema durante décadas. Variantes que se consideraban seguras antaño para el negro, como la de 1.e4 c5 2.c3 d5 3.exd5 Dxd5 4.d4 Cf6 5.Cf3 Ag4 se ven fenecer ante 6.dxc5, que antes se desdeñaba y ahora es una de las variantes más peligrosas para el negro. La concepción de que 2.c3 era para preparar d4 ha sido superada, e incluso Sveshnikov experimenta con la idea de no hacer d4 en absoluto durante una etapa más o menos larga de la apertura. Prevalece tal vez la idea original de obtener una mayoría de peones en el FD o de jugar con un peón dama aislado y lanzar ataques en el FR gracias a la disposición activa de las piezas blancas. Lo cierto es que el sistema evoluciona continuamente e incluso “involuciona” pues viejas líneas reviven como el ave fénix de sus cenizas y reaparecen para sorprender a los poco preparados. Hace poco examiné un artículo de Adorjan escrito en la década de 1980 en la revista “Ajedrez en la URSS” en que presentaba 10 partidas en que él había tenido éxito jugando contra la Alapin. Pude constatar que cada una de las variantes empleadas por él con relativo éxito, hoy día están prácticamente refutadas y el blanco gana continuamente partidas contra esas “recetas”.En 2005 todas las semanas se pueden ver partidas interesantes en que el blanco saca a la luz nuevas ideas inquietantes para el negro. En el archivo adjunto, que publicamos exclusivamente en Inforchess Magazine 14 presento algunas de las partidas más recientes, con amplias notas, que siguen poniendo en vida la cuestión de como enfrentar la Alapin-Sveshnikov. Cuando una receta para el negro aparece y se la quieren poner enfrente al “gurúSveshnikov, todos aprendemos una nueva manera de como ganar con las blancas. Claro que Sveshnikov de vez en cuando sufre tropiezos, es natural cuando se considera que sus contrincantes se preparan para el examen con el maestro con gran cuidado, pero incluso la ventaja que les da el saber que el GM de Cheliabinsk es fiel absolutamente a su sistema y se pueden preparar con certeza contra él, no basta para superarlo. El siempre tiene algo en la manga para todos. Y se mantiene un paso adelante.

A veces él desearía que sus partidas no fuesen tan conocidas, pues siente que da “clases gratis” a un millón de aficionados que “copian” sus variantes. Tal vez por ello es uno de los más acérrimos defensores del derecho que tienen los grandes maestros de que les paguen algo por publicar sus partidas “que les ha dado de comer” literalmente, a muchos maestros y a muchos más editores de revistas y libros. A veces ha logrado imponer a los organizadores, como condición a su participación, el que no se publiquen sus partidas y sus seguidores nos vemos forzados a rastrearlas una a una por los sitios más recónditos del Internet, pues a la larga, todas aparecen en algún lado, pues son siempre interesantes y de calidad, y por ello muy solicitadas.  Debería existir una especie de “Fondo Sveshnikov” para que sus fanáticos pudiésemos depositar un dólar por cada partida que ganemos con una de sus ideas y compensar en algo al incansable creador. Mientras esto sucede, el insigne maestro a menudo tiene que luchar mucho para ganar un par de cientos de dólares en fuertísimos torneos combatiendo contra la avalancha de jóvenes grandes maestros que se nutrieron, tal vez, de sus enseñanzas. Pero si le han negado el acceso a los torneos de “élite” donde están las grandes bolsas, muchos miles de seguidores no le escatimamos el reconocimiento y le tenemos un pequeño monumento en nuestras conciencias. Es el destino de los verdaderos creadores….

 

Ciudad de México a 28 de junio de 2005

.