Home/InicioTodas nuestras tiendasTienda de AjedrezTienda Juegos y Juguetes DivertidosTienda de FitnessSoftware Inforchess
Aprender AjedrezNoticias AjedrezNovedades en AjedrezColumnistasClub LectoresLinksF.A.Q. Añadir a favoritos

 

 

Libros Inquietantes.

 por el IM Raúl Ocampo Vargas

 

 

 

 

Recientemente pude leer un libro editado ya en 2004: “El Gambito Liubiansky”, escrito por Sergey Grodzensky, Gran Maestro por correspondencia, que relata las terribles experiencias que ajedrecistas connotados sufrieron en las celdas de Liubianka, el centro de detención e investigación de la policía de seguridad de Stalin, la NKVD que se encontraba en una calle de ese nombre, de ahí que se conociera como la Liubianka.

La historia de la Unión Soviética es sumamente complicada como complicadas eran las situaciones que rodearon la conformación de una nueva sociedad creada en los inicios del siglo XX. En lo que al ajedrez toca, si bien adquirió esta actividad un significado sin precedentes en la cultura de un país y fue uno de los instrumentos para una tarea tan difícil como el poner a una sociedad casi feudal a un nivel competitivo lo suficiente alto para poder sobrevivir a la presión de estados tan terribles como el nazi de Hitler y la coalición de varios países industrializados que en los primeros días de la URSS intentaron impedir un cambio tan radical en la forma de vida del Imperio de los zares; no sólo fue el paraíso que ajedrecistas de otros países imaginaban, sino que también exigió una cuota de dolor terrible entre los ajedrecistas similar a la de los otros países del centro de Europa. La lista de jugadores de ajedrez que fueron victimas de la barbarie nazi, también tiene su contraparte en la de ajedrecistas que se vieron envueltos en las persecuciones de Stalin.

Gambito Liubiansky documenta los destinos fatales del GM báltico Petrov y de los hermanos Platov, verdaderos artistas de las composiciones ajedrecísticas y de personajes menos conocidos internacionalmente como el primer campeón de la República Federada Soviética Socialista de Rusia, Piotr Nikolaevich Izmailov, arrestado a los 30 años de edad en 1936, para no saberse jamás su destino final. La partida del sexto campeonato de la URSS en que doblegó a Botvinnik en Odessa en 1929, es quizás una de sus más conocidas, aunque en el séptimo campeonato de la URSS en 1931 lo volvió a doblegar. Izmailov sólo era 5 años mayor que Botvinnik, así que no se puede considerar que lo vencía por estar comenzando Botvinnik, ya que ser finalista en los campeonatos de la URSS ya requería tener casi fuerza de gran maestro. La NKVD, la policía de la seguridad del estado, lo captura en septiembre de 1936, y prácticamente se ignora el porqué. En los años 90s del siglo XX, un club se inauguró en Tomsk, la ciudad de Siberia en que radicaba Izmailov, con su nombre, en honor al primer campeón de la Rusia Soviética y el primer maestro de ajedrez de Siberia.

Historia también muy complicada y polémica fue la del procurador Nikolai Vasilievich Krylenko, una de las figuras más controvertidas de la historia de la URSS, que dirigiera con gran empuje al ajedrez soviético al inicio de la vida del estado soviético. Sería verdugo de muchos y victima también de la misma nomenclatura a la que sirvió. El Torneo Internacional de Moscú de 1925 no se puede concebir sin Krylenko, pero el mismo Bronstein decía que le quedaba de consuelo de que Krylenko ocuparía quizás la misma celda y sufriría las mismas angustias que muchas de sus victimas…

El premio Nobel, Alexandr Solshenitzyn, le dedica muchas líneas en sus libros a Krylenko.

El “duro” Krylenko en el Shajamtny Listok número 6 de 1928, escribiría, “A Alexander Alexandrovich Alekhine lo consideramos un hermano y sólo como un hermano lo trataremos siempre”.

Había ciertas inconsistencias ideológicas en Krylenko…

En la biografía escrita por Arkady Baskberg “Procurador de la República” se habían relatado detalles de la vida de Krylenko desconocidos, pero en lo general no se adentra en la inmensa afición de Krylenko por el ajedrez y se pasa por alto muchas consecuencias de esta afición en su vida. Grodzensky realmente le enmienda la plana y se adentra mucho más en el Krylenko, fanático del ajedrez y tremendo organizador. En el libro “Archipielago Gulag” del premio Nobel, Alexandr Solshenitzin, también se describen algunas facetas de la vida de Krylenko, el terrible procurador. Por si fuera poco, en el libro “Memoirs of a British Agent” escrito en 1932, se describe en la página 257, por su autor Bruce Lockhart a Krylenko, aun en el poder, como a un “degenerado epiléptico”, lo que tiene dos graves errores: un epiléptico no es degenerado, ni Krylenko sufría de epilepsis, pero el mensaje era obvio: Krylenko era odiado por los agentes británicos. Poco antes del Torneo Internacional de Moscú, Krylenko obtuvo un record: en 1924 proceso a 650 personas, de las cuales más del 60% se ignora su fin. A los 51 años, en 1936, logró su doctorado en Ciencias, más de 20 años después de que en 1914 logró su título de abogado en la Universidad de Jarkov. Su último torneo lo jugó en marzo de 1937. En 1938 fue arrestado. En 1953, en un libro publicado en Nueva York, un exprisionero de los Gulags manifiesta haber sido su compañero de celda y Solshenitzyn en su libro, habla de que Krylenko estuvo prisionero en un gulag y presumiblemente ejecutado por antiguos subordinados.

El GM Vladimir Mikhailovich Petrov, uno de los “Magos de Riga”, fue arrestado por orden de la NKVD el 31 de agosto de 1942 y se reporta su muerte dos años después en agosto de 1944, aunque en algunos archivos aparece su muerte con fecha de 1945. Todo esto se reportó a su viuda mas de 43 años después, el 13 de julio de 1989, tras largas pesquisas de diversas dependencias de la URSS. En la prensa fuera de la URSS se decía que murió preso en Smolensk, el 15 de marzo de 1945.

Petrov era el jugador letón más fuerte después del fallecimiento de Nimzovich y cuando Letonia fue absorbida por la URSS en 1940, Petrov obtuvo el título de Maestro Nacional de la URSS, aunque en torneos internacionales era figura muy reconocida. En la Olimpíada de Buenos Aires 1939, fue el líder del equipo de Letonia y jugó contra figuras como el excampeón mundial Max Euwe y antes, en Margate 1938 venció al gran Alekhine, campeón mundial. Pero fue en Kemeri 1937 donde se le reconoció como Gran Maestro, venciendo en brillante partida a Samuel Reshevsky, norteamericano y campeón mundial por equipos. En ese torneo empató del primero al tercer lugar con Flohr y Reshevsky, logrando en ese torneo de grandes maestros nada menos 12 puntos de 17, superando por medio punto a Alekhine y a Keres. Otra famosa partida de Petrov es la que ganó a Tartakover en la Olimpíada de Hamburgo de 1930.

Una partida muy instructiva es la que perdió el GM Tolush ante Schneideman en el Campeonato de Leningrado de 1939. Posteriormente Tolush ganaría medallas en la segunda guerra mundial, mientras que Georgui Schneideman, nacido en 1907, un año antes que Petrov, sucumbiría, después de estar en Liubianka, en 1941. Se sabe poco o nada de cómo murió y porque.

Mikhail Nikolaevich Shebarshin, quizás tenga el record de ser el maestro de ajedrez que más tiempo estuvo preso en los gulags, pues fue arrestado al inicio de la guerra en 1940 y en 1963, un 13 de julio, falleció aun preso en Kemerovo. En Moscú 1928 venció a Sokolsky, pero su fama más de jugador era de entrenador. Dejó muchas notas escritas en su cautiverio, verdaderos tratados de ajedrez.

Así como Petrov, nacido en 1908, Shebarshin, nacido en 1907, muchos de esa generación fueron arrestados entre 1936 y 1941, por lo que su carrera ajedrecística fue cortada en sus años más fecundos. Nikolai Konstantinovich Salmin, nacido en 1907, fue arrestado el 17 de marzo de 1936 y para 1963, rehabilitado post mortem, al aceptarse que fue ejecutado siendo inocente. En el campeonato de Leningrado de 1929 empató el primer lugar con Weinstein, quien fuese luego second de Botvinnik. La única partida publicada fue una brillante que perdió contra Sokoslky en ese mismo año de 1929.

El libro de Grodzensky también relata la vida de los ajedrecistas en los Gulags, sobre todo la vida activa de torneos que fue permitida tras la muerte de Stalin en 1953.

El primer sistema de campos de trabajo, Gulags, se creó en 1923, con las siglas SLON ( que en ruso es elefante “alfil”), y el número 9 de 1988 de la Revista “Ajedrez en la URSS”, publicó algunos relatos sobre la vida ajedrecística en esos gulags, pero solo someramente habla de lo que eran los gulags para los aficionados al ajedrez. También en “Archipielago Gulag” se menciona algo de ello, pero este Gambito Liubliansky, es el primer trabajo pormenorizado. No lo conocí hasta ahora, pues su tiraje en 2004 fue de sólo 3000 ejemplares, y aunque fue publicado por la editorial “Terra Sport” que es la casa editorial de varios libros importantes como los libros de Medio juego esencial de Averbach y de los libros clásicos de Capablanca, Lasker y Reti, no es prolífica en libros de temas políticos o históricos, y solo tiene unos diez de ajedrez. Por eso para muchos, sobre todo fuera de Rusia, “Gambito Liubiansky”, es literatura desconocida.

Otro libro que llamó mucho mi atención recientemente, fue el escrito por el líder moral del ajedrez de Moldavia, Fedor Skripchenko, entrenador emérito de ajedrez de Moldavia, arbitro internacional, Caballero de la Orden de Honor, “Ordinul de Onoare” de Moldavia y padre de la GM Almira Skripchenko.

Un sistema especial para iniciar al ajedrez a los niños, muy interesante y se me hace paralelo al de la GM Alexandra Kosteniuk “Como me hice gran maestra a los 14 años”, que escribió con su padre. El de Skripchenko se podía llamar: “Como hice gran maestra a mi hija a los 18 años”. Ambos son excelentes manuales de iniciación al ajedrez, y si me permito comentarlo al mismo tiempo con el de Grodzensky es porque su estructura es muy similar al manual escrito en los gulags por Shebarshin, pareciera que Skripchenko lo hubiese estudiado. Desgraciadamente, el padre de Almira, falleció hace algunas semanas. Su libro, editado en 2007, también apenas ahora lo conocí, casi al mismo tiempo que el de Grodzensky y el de Shebarshin.

Algunas veces me preguntan porque me gusta hablar de libros desconocidos en Occidente. Ya que en el ajedrez la globalización es total y son asequibles libros y programas en diversos idiomas, no se puede dejar de dar a conocer cualquier libro importante editado en cualquier idioma. Es como la anécdota del gallo que se presento en su gallinero con un huevo de avestruz y dijó: “No quiero criticar a nadie, solo muestro lo que se esta haciendo en otras partes”.

 

 En México, a 10 de Junio del 2010