Notas bibliográficas y videográficas para Inforchess

 

La Producción Iberoamericana de material de ajedrez (1ª parte)

 

 Por MI Raúl Ocampo Vargas.

 

 

 

 

 

 

 

La producción bibliográfica y videográfica realizada en España es muy abundante y habría que hacer una serie de artículos para siquiera contemplar una mínima parte de ella, pero por ahora quisiera concentrarme en la parte de Iberoamérica que corresponde al lado del Atlántico que explorará Cristóbal Colón.

Obviamente la Argentina ha sido líder editorial de ajedrez en varias épocas de la historia. Las colecciones de la Editorial Grabo (de Roberto Grau) y de la Sopena integran un acervo muy importante en el siglo XX, seguido muy de lejos por los que fueron países competidores en áreas ajenas del ajedrez como México y Cuba, que en lo que trata de ajedrez han producido varios interesantes volúmenes, pero ni remotamente tan numerosos como los de la Argentina.

Hay que ver que en una biblioteca general en México de más de 10 mil volúmenes, casi cada libro en castellano anterior a 1970  tenía un letrero que decía: Impreso en Argentina.

Cuba tuvo su producción editorial de ajedrez después de 1959 con altos tirajes de unas tres decenas de títulos, así como la publicación de revistas como “Ajedrez” en 1963 y 1964, “Jaque Mate” de 1964 a 1977 y luego unos números en los 90s, así como el “Boletín de Ajedrez de Radio Rebelde” entre 1979 y 1984. Pero la trayectoria de la Argentina abarca desde publicaciones de libros y revistas de los primeros años del siglo XX, hasta una serie de libros publicados en el siglo XXI.

Basta ver catálogos de libros y videos producidos en Argentina, para observar que son más de una centena de títulos, aunque de variada calidad. Otrora, en el siglo XX podríamos decir que se mantenía una buena y alta calidad uniforme, mientras que ahora hay simplemente de todo.

En México en el siglo XX se publicaban trabajos de grandes maestros como Max Euwe y Tartakover en la Editorial Continental, pero ahora en el siglo XXI hay una decena de pequeñas editoras que editan libros de autores con nombres ficticios como “Kasparkov” o “Loginov”, al lado de otras, más sólidas, que publican múltiples trabajos del MI Russek y el Dr. Michelone, al lado del GM Zenon Franco. También son recordadas las publicaciones del fin del siglo XX de libros por el GM Marcel Sisniega , el ex campeón mundial Lasker y las biografías de Carlos Torre Repetto, una de ellas realizadas por la Universidad de Yucatán y otra, muy reconocida, por el Dr. Germán de la Cruz, así como otra voluminosa por el Dr. Gabriel Velasco.

En Argentina es amplia la oferta de material de estudio, tanto en libro como en video, la mayoría por autores muy reconocidos como jugadores y un buen número de reediciones de textos de los grandes nombres del ajedrez iberoamericano como los Grandes Maestros Najdorf y Panno. Si Bronstein y Weinstein no hubieran producido un libro tan notable como el de Zurich 1953, seguramente el de Najdorf sobre el mismo torneo sería, junto con los libros de Alekhine de Nueva York 1924 y 1927, la elección de muchos como el mejor libro escrito sobre un torneo.

Recientemente revise una buena cantidad de videos de maestros argentinos para tomar algunas ideas para la elaboración de unos míos. La verdad es que son muy parecidos a las colecciones inglesas y a la muy numerosa de Roman Dzinzhichashvili. Una vez tome la imagen de un video de un gran maestro ruso que reside en Estados Unidos, le puse el sonido de una traducción literal al castellano que hice del audio en inglés, le agregue dos o tres flechitas aquí y allá, sin agregarle ni imágenes, ni fragmentos de otros videos y el video quedo mucho mejor y en castellano. Toda la labor me tomó unas dos horas, nada más traducir, leer y grabar, pegar el sonido, sobreponiéndolo a donde estaba el otro, las flechitas y ya. Parecía una producción original.

Tanto en los del “Roman Lab” como en los más de 58 revisados, no se ve utilización de recursos didácticos, de gráficas especiales, cuadros sinópticos, etc. Simplemente un tablero y un audio. Muchas veces, en la gran mayoría, ni fondo musical.  Hay algunos contenidos mucho muy buenos, pero sin ir más allá de lo que aparece en un libro, sobre todo en cuestión visual, desaprovechando muchos recursos del que nos provee la tecnología actual para facilitar el aprendizaje.

El colmo, en muchos se escucha claramente el pase de una hoja del libro que el “autor” esta leyendo.

No obstante, de cualquier manera me fue muy provechosa la experiencia de ver tantos videos y estoy feliz de haber reunido tan completa colección de videos. Nada más del Roman Lab, tengo ya más de unas doscientas horas en video, mientras que de diversos autores argentinos ya llegue a las cien horas de video. Si las uno a la de videos de rusos y americanos, junto con las horas de videos míos, mi videoteca de ajedrez ya llegó a 1000 horas de video y más de 600 DVDs. Aunque muchísimos se parecen unos a otros. Tablero y voz, nada más.

En software lo mejor lo realizó el GM Oscar Panno, aunque hay una versión muy buena de un libro de Eliskases pasado a video con Chess Base por un autor desconocido, pero que literalmente presenta cada comentario y cada análisis, con gráficas de flechas y etc, a todo lo que dan los recursos del Chess Base 9, que se presentan en el famoso libro del GM Eliskases sobre ajedrez posicional (que aparece con diversos títulos en alemán y español, siendo el más conocido “Juego Posicional”).

De cualquier manera, algunas ideas llegaron para mis videos, pero me he concentrado ahora en hacerlos sobre Preparación Psicológica para Ajedrez, que es un tema descuidado hasta ahora y que se presta para mayor creatividad visual en los videos y me da oportunidad de utilizar la tecnología para apoyar la enseñanza. Ya tengo un amplio catalogo de videos sobre temas de Psicología Positiva y Psicología Quántica en Ajedrez, a disposición en chesscom@hotmail.com . Después de este comercial, regresemos al Toro.

En lo que toca a los libros, me interesaron dos de Argentina:  el del MI Diego Valerga “El Cambio de Piezas” , que me pareció de lo mejor, muy a la altura de los libros del MI Nesis, el formador del GM Khalifman,  sobre ese tema y que se consideran los básicos sobre cambios de piezas. Un libro claro, con metodología simple, tal vez sólo falto de una presentación esquemática, pero que puede ser aportada por el mismo lector, pues se le dan todas las bases para ello.

Otro, de un índice sumamente atractivo, con dos personalidades muy reconocidas en el medio como son el GM Fernando Peralta y el MI Alejo de Dovitiis, es el de “La dos caras del entrenamiento”. Muchos de los temas los habían tratado autores soviéticos, principalmente Dvoretsky, Shereshevsky, Rokhlin,  Goncharov, Hanukov y los rusos y ucranianos como Volokitin y Didyshko.

Para empezar, lo que me sorprendió es no ver el imprescindible diagrama de flujo con el algoritmo de elección de jugada. Sobre todo en el capítulo 6 del GM Peralta, sobre el Cálculo de Variantes, debió estar ahí. El libro de Didyshko, “Lógica Contemporánea de Ajedrez” y el de Chejov “Preparación de jugadores de primera fuerza y candidatos a Maestro”, presentan esquemáticamente muy bien ese tema y varios de los que tocan los autores de “Dos Caras”, pero con métodos muy claros. En “Dos Caras” se mencionan mucho los términos “Metodología” y “Método”, pero los “métodos” no quedan claros. “El Know How”, “el Cómo hacer” es lo que uno busca primero en un libro. Etimológicamente hablando, método es: 1) modo de decir o hacer una cosa, 2) modo de obrar o proceder, hábito o costumbre que cada uno tiene y observa, 3) procedimiento que se sigue en las ciencias para hallar la verdad y enseñarla.  O como se dice más formalmente, como el Dr. Renzo Titone: “La vía idealmente perfecta que conduce al fin de la didaxis”.

El caso es que este excelente libro, con un contenido de ejemplos muy buenos, fácil de leer, ameno;  no ilustra más que un solo método delineado, el de estudiar variantes de aperturas; de los demás temas, como el importantísimo de analizar partidas, describe someramente la acción, la ejemplifica bien, pero no lo esquematiza, no da el método paso a paso, como si lo dan en lo que respecta al prepararse en la apertura. Se extrañan métodos para varias recomendaciones o proposiciones, y el lector se queda en un “de acuerdo con todo, ¿pero como lo realizo? Me parece que en el libro del MI Valerga, aunque no aparecen los métodos bien esquematizados, si da bases para que uno diseñe sus propios caminos.

Se hace ya frecuente entre autores de ajedrez, el no dar “manuales de instrucciones”, recetas fáciles que hacen tanta falta,  algoritmos sencillos claros que allanen el camino del estudiante. Lo que una buena clase siempre tiene que tener: dar el camino, o los medios para que cada uno diseñe el propio.

Parece una crítica severa, pero en realidad el libro “Dos caras” me agradó mucho y seguramente lo examinaré una y otra vez

 

En México, a 24 de Noviembre del 2009