Táctica de Ajedrez para niños

 

 Por MI Raúl Ocampo Vargas.

 

 

 

 

 

Pocas veces me piden en especial que comente un libro, por lo que decidí dar mi opinión sobre un libro que dos lectores, de muy lejanas ciudades entre si, me habían solicitado comentarios.

El libro ya lo conocía desde hace años, fue publicado en inglés en 2003,  aunque no lo incluí en anteriores comentarios bibliográficos por no parecerme especialmente notable, aunque no quiere decir que lo considere malo.

El GM Murray Chandler en especial lo he seguido mucho en artículos y publicaciones. Por ser competidor en mundiales juveniles de mi buen amigo el GM Marcel Sisniega, en alguna época estudie a fondo las partidas y comentarios del GM Chandler con la idea de establecer un perfil de su ajedrez con el objetivo de poder hacer recomendaciones de cómo abordar un encuentro contra él.

Varios de sus libros sobre aperturas me parecieron interesantes, en particular uno de 1.e4 c5 2.c3, pero más destacaban sus artículos.

El libro sobre táctica para niños lo observé con desconfianza pues no aportaba nada nuevo, pero además no planteaba una metodología clara para que los niños asimilaran como utilizar los recursos tácticos.

Eso si, la presentación de la versión en castellano es motivadora para los niños y he observado que en ese aspecto es un verdadero éxito y logra un efecto en ellos muy bueno para que estudien ajedrez.

El contenido, ya dije no aporta nada nuevo y me parece inferior al que el MI Michael Basman presenta en sus libros para niños, pero por otra parte está en un solo volumen, mientras que Basman utiliza tres, lo que sube notablemente el costo, además de que Basman no se ha traducido al castellano.

Lo malo del texto de Chandler es que no plantea un método, no da un instrumento sencillo para la táctica.

En ese sentido los textos en ingles del Maestro Dan Heizman son muy superiores, así como los de De la Maza, pero desgraciadamente no los hay en español.

El de Chandler es pues de lo mejor que hay en castellano, sobre todo para niños. Si bien me gusta más el de Táctica de Bondarevsky que publicó hace más de tres décadas la editorial Martinez Roca, no tiene la presentación adecuada para niños, además de ya ser difícil de conseguir por los años que han pasado desde su aparición.

La parte que no me gusta es su planteamiento, además de que 50 trucos tácticos son muy pocos, cuando cualquier manual táctico trae más de 200.

El GM Chandler habla de tres etapas esenciales para convertirse en un maestro de la táctica:

1. Aprender los temas tácticos básicos (como ataques dobles y clavadas)

2. Reconocer los modelos típicos cuando puede producirse una combinación.

3. Combinar los temas para calcular mejor que tu oponente.

 

No habla de tener métodos y adquirir el hábito de usarlos, que creo que es lo importante. Habla de adquirir conocimientos y de aplicarlos, pero no del hábito de hacer siempre la aplicación de esos conocimientos.

Sin dar unas reglas básicas como en cada posición revisar todas las capturas y jaques, que en todos los libros sobre táctica se remarcan, (los de Heizman, Hertnan, Dvoretsky, Bondarevsky, Romanovsky, etc). Describe los temas.

Si comparo este libro del GM Chandler con el de “Medio Juego esencial” de Averbach, francamente desmerece mucho, excepto en dos cosas , su presentación y su lenguaje para niños, y que está en castellano.

Si no hay más, este libro es aceptable, pero no supera los antecedentes en castellano, como los de Toran, o las secciones de táctica de publicaciones en castellano, como Jaque, Gambito, etc. O la parte de Táctica de los fascículos de Kasparov.

Es un buen libro, un buen libro más. Su principal mérito es que esta completo en lo que respecta a procedimientos tácticos. Su defecto principal es que no acostumbra al niño a usar una herramienta, un método para la táctica.

Pero si un entrenador lo refuerza enseñando los métodos de Purdy o Romanovsly, o los de Charles Hertnan en “Forcing Moves”, o mejor aún los de Heizman, el libro de Chandler puede ser un buen texto auxiliar.

 

En México, a 3 de Noviembre del 2009