El Mejor entrenador del mundo.

 

Por MI Raúl Ocampo Vargas.

 

En una conferencia que di hace meses en la ciudad de Comitán, Chiapas; ante algunos aspirantes a instructores de ajedrez, externé, casi sin ninguna duda, que el mejor entrenador del mundo era el GM Arshak B. Petrosian.

A diferencia de la afirmación que hice en este espacio, recientemente, de que la mejor revista de ajedrez del mundo era la “64” de Rusia, mi opinión sobre Arshak Bagratovich si ha provocado algunas dudas, o más bien diría, preguntas al respecto.

Varios entrenadores podrían considerarse muy publicitados por los medios de comunicación especializados en ajedrez. Ahí están el MI Mark Dvoretsky, el recordado Maestro Alexander Koblentz, aunque por ser ya fallecido, como Vladimir Zak , el GM Aivar Gipslis y el GM Botvinnik, podríamos disculparlo de estar en tal competencia, el GM Adrián Mikhailchisin, el GM Yuri Razuvaev, el GM Alexander Chernin, el GM Lev Alburt; y con poco menos publicidad, el GM Iosif Dorfman y el GM Semion Palatnik. Otros, muy buenos, pero no tan favorecidos por la prensa y los dudosos honores de los dirigentes, que valoran mas el compadrazgo y amiguismo, que la verdadera labor, como el MI Zeljandinov, el MI Steshko, el MI Shereshevsky, el GM Ziatdinov, la GM Ludmila Belavenetz, el GM Alexei Kuzminy, el GM Genaidy Nesis, el MI Raimundo Garcia, el MI Kristof Pytel, y sobre todo el MF Sunil Weeramantry y el Maestro Bruce Pandolfini, también eran dignos de ser considerados.

Pero a través de uno de los oyentes a la plática de Comitán, llegó la afirmación a algunos alumnos vía email, y uno en especial, me pidió argumentar en que me basaba para tan enfáticamente afirmar que el GM Arshak Bagratovich Petrosian era el mejor entrenador del mundo.

Primeramente hablaba de entrenadores a nivel de alta competencia, no tanto como formadores de jugadores. El GM Arshak B. Petrosian, que como competidor logró medalla de bronce en una olimpíada y fue uno de los primeros grandes maestros de Armenia, (hay que especificar que el GM Tigran Vartanovich Petrosian, si bien era étnicamente armenio, nació en Georgia y paso la mayor parte de su vida en Moscú, ha sido siempre considerado como el hijo selecto del ajedrez armenio y su monumento en Armenia es sencillamente impresionante, pero de hecho su vida y su muerte fueron moscovitas), además de que al desempeñarse como parlamentario en el gobierno de su república, apoyó en mucho el desarrollo del ajedrez en su patria chica, y es considerado principal motor del ajedrez armenio. Desde hace más de tres décadas, junto con Tigran Vartanovich Petrosian, el GM Rafik Vaganian y el MI Karen Grigorian, eran la imagen del ajedrez de Armenia en el siglo XX por todo el mundo.

De hecho Arshak vino a México por primera vez hace más de 30 años, como uno de los diputados más jóvenes de la URSS, y en Ciudad de México formó parte de un equipo de la Embajada de la URSS que jugó un match amistoso en el Club Academia de Enrique Basaguren, con un equipo mexicano, en que incidentalmente jugaba yo el primer tablero y tuve que enfrentar al entonces Maestro Nacional Arshak Petrosian. Ambos no habíamos cumplido 20 años y, si bien, Arshak Bagratovich, nacido el 16 de diciembre de 1953, es unos meses menor que yo, a mi me tocó el honor de hacerla de guía de turistas y traductor del ilustre visitante, lo que fue una experiencia memorable.

Con el tiempo, Arshak enfiló su trabajo hacia el entrenamiento de grandes jugadores como el GM Oleg Romanishin, Rafael Vaganian y Vladimir Akopian.

Actualmente trabaja con su yerno, el GM Peter Leko, que está casado con su hija Sofía y así visito Morelia, en México. Con Leko realizó una labor notable el GM Amador Rodríguez, la estrella del oriente cubano que ahora reside en España. Arshak Petrosian, fue el capitán del equipo armenio que por segunda vez consecutiva gana la Olimpíada Mundial de Ajedrez, al vencer en Dresden 2008.

Pero la metodología y la energía para lograr la armonía en la selección armenia lo hace destacar especialmente como el mejor del mundo. Arshak trabaja mucho con la llamada Psicología Positiva, muy de acuerdo al más moderno concepto de “Coaching “ yMentoring” que tan de moda está en el medio empresarial norteamericano, promovido, curiosamente, por psicólogos de origen armenio.

Político y negociador hábil, el GM Arshak sabe como influir en las personas y lo hace especialmente bien con sus pupilos. El equipo de Armenia es un “Band of Brothers” como los del día de San Crispin en una celebre obra de Shakespeare sobre el gran triunfo en Azincourt del Rey inglés Enrique sobre los franceses en la Guerra de los Cien Años.

Los rusos comentaban que el equipo de Rusia envidiaba la fraternidad de los armenios, mientras ellos vivían un grupo de circunstancias y desaveniencias.

Heredero de la tradición de la Casa del Ajedrez de Ereván, Arshak trabaja mucho en el equilibrio de la preparación táctica, la estratégica en el medio juego y la técnica de finales, relegando un poco el estudio de las aperturas.

Su artículo sobre el reciente triunfo en Dresden es muy ilustrativo sobre los puntos básicos de su concepto de entrenamiento. Las computadoras son empleadas para ejercitarse en la resolución de posiciones y sólo tangencialmente son usadas para estudiar al contrincante y su repertorio de aperturas. Las computadoras son “sparrings” para entrenar, no para jugar contra ellas.  Más que en trabajar sobre los adversarios, trabaja en que sus pupilos se conozcan bien y sean objetivos en sus deficiencias y fortalezas. Cree más en la superación constante, el “kaizen”, que en sofisticadas novedades en las aperturas. Se trasluce mucho de la Inteligencia Emocional. Los armenios son parecidos a los latinos, como buenos meridionales, y son expansivos y emocionales más allá de lo que es común entre los europeos. Muy lejos de los rusos y mucho más de los alemanes y nórdicos. La armenia es una cultura antigua y tradicional, las costumbres son muy parecidas a las de los árabes, siendo incluso su comida apenas diferenciable de la de ellos. Muy trabajadores y tenaces, son personas resistentes y que jamás se dejan vencer. No en balde sus asentamientos tienen más de 50 siglos de historia. Como afirmaba el hijo del excampeón mundial Petrosian, Vartan Tigranovich Petrosian, el ajedrez armenio bajo del Monte Ararat al posarse en lo alto el arca de Noé.

¿Cuáles son las diferencias entre Arshak Petrosian y Dvoretsky? Si bien la principal aportación de Dvoretsky será la enorme cantidad y calidad de sus obras escritas, su excesiva orientación a lo académico lo ha distanciado del manejo directo de discípulos últimamente, y su forma de trabajar es más efectiva con individuos, más que con grupos. No se puede decir que sea un líder, si no más bien gusta de trabajar en solitario y no tiene la faceta de motivador que posee Arshak. En el Interzonal de Toluca de 1982, lo observaba y escuchaba trabajar con sus entrenados y lo notaba especialmente frío, calculador y muy poco emotivo. Me llamaba la atención la manera  en que a veces parecía desesperarse el GM Yusupov al conversar con él. Eran como complementarios, pues eran diferentes pero hacían buena mancuerna. El entonces MI Igor Ivanov, muy amigo mío desde que andamos en Palma Soriano, Cuba, dos años antes, en que jugó su último evento antes de dejar la URSS y el mundo socialista para “exilarse y asilarse” en Canadá, me hacía el clásico gesto de bostezo mientras miraba a Dvoretsky. Ivanov decía que la psicología y la motivación la dejaba Dvoretsky como tarea al otro entrenador soviético presente en Toluca, el GM Krogius, que era una piedra. “Ve lo que hizo a Spassky en 72, y ve como lo trae aquí en Toluca, ayer vomitó Boris Vasilievich”. Esto lo decía mientras hojeaba un libro del Premio Nobel, Alexander Isaevich Solshenitsyn, desgastado en la primera mitad, pues no queda claro que Igor pasase a la segunda mitad en su lectura.  El caso es que Ivanov hacía una dura crítica de Dvoretsky comparándolo con el primer Ministro Disraeli, en lo que se refiere a sus cálculos victorianos.

Dvoretsky como escritor técnico se supera continuamente y recientemente han aparecido libros sobre la práctica del análisis muy notables. Pero si lo comparamos con Arshak, la palabra que surge es “Liderazgo”. Los pupilos de Petrosian logran grandes hazañas porque están convencidos de que Arshak está seguro de que son capaces y ellos confían plenamente en el sano juicio de Arshak. Los hace trabajar duro, como capataz de Nimrod construyendo la torre de Babel, con la perseverancia fanática de que llegarán a las nubes.

Su amplia preparación y cultura general, supera en mucho a la de otros entrenadores de ajedrez y da apariencia de enciclopedia abierta, tanto en ajedrez como fuera del ajedrez. Es mandón y severo, logrando un alto nivel de disciplina, lo que es especialmente notable con grandes maestros de élite expansivos como el otro GM Tigran Petrosian y el GM Aronian. Supongo que es fácil tratar con un tipo tranquilo como el GM Peter Leko, máxime en su calidad de suegro, pero hacerlo con el sexteto armenio, tan inquieto y tan temperamental, no es cosa fácil, excepto para quien tenga gran ascendiente moral con ellos. El punto entonces es que el GM Arshak Bagratovich Petrosian supera a los otros reconocidos entrenadores en PNL, en su inteligencia emocional, en su Psicología Positiva, lo que en ajedrez es el 50% del éxito.

Ojalá se de alguna vez el tiempo de escribir sobre ese tema algún día, y espero lo haga en ruso al menos, pues el armenio le parecerá chino a la mayoría de los entrenadores que tienen mucho que aprender de él.

IM Raul Ocampo Vargas, desde México, 16 de Marzo del 2009