La Mejor Revista de Ajedrez del Mundo.

Por MI Raúl Ocampo Vargas.

 

Corría el año de 1969, hace 40 años, el campeón mundial era el GM Tigrán Vartanovich Petrosian. Bajo su cargo y con apoyo de periodistas especializados como Alexandr Roshal, Isaac Linder y Yakov Neishtadt, se producía la gaceta semanal “64”, dedicada al ajedrez y a las damas.

Junto con el “Boletín de Ajedrez” revista mensual editada por la Federación de Ajedrez de la URSS, fue la primera revista especializada a la que me suscribí. Conseguía, eventualmente, también ejemplares de la Revista Jaque Mate de Cuba y de Chess Review de Estados Unidos; pero la calidad de “64” la hizo mi preferida.

Superaba incluso a la tradicional “British Chess Magazine”, centenaria publicación de la que poseía algunos ejemplares encuadernados de los años treinta del siglo XX que pertenecieron a mi abuelo materno. La comparación con la revista belga “L’Echiquier” o con la alemana “Deutsche Schachzeitung” se inclinaba también a favor de la dirigida por Petrosian. La única que se le acercaba era “Ajedrez en la URSS”, otra revista mensual soviética que se unía a “64”, al “Boletín de Ajedrez”, y a la letona “Ajedrez”·de Riga que inicialmente dirigía el excampeón mundial Mikhail Tahl y finalmente el GM Aivar Gipslis, para formar una cuarteta formidable que era la expresión del ajedrez soviético.

El “Boletín de Ajedrez” era parcialmente traducido al inglés y publicado en el “Chess Digest” que desde Dallas, Texas, producía Kenneth Smith, prolífico escritor y mas productivo editor.

“64” vivía en esa década de los sesentas su segunda época, pues ya en 1924 fue editada durante unos meses, hasta que allá por los años de 1929 dejó de publicarse, por razones que ignoro. Conozco algunos ejemplares de gran calidad de esa primera vida de la revista. En uno de 1925 se hace una crónica muy completa de la actuación del GM Carlos Torre Repetto en el Torneo Internacional de Moscú de ese año. Otros ejemplares de 1928 se ven sumamente completos, con excelentes comentarios de Rabinovich, Riumin y Levenfish.

Después de un receso de casi cuarenta años, en 1968 se reanuda “64”, esta vez en su segunda época. En julio de 2008 apareció un número especial de “64” conmemorando sus cuarenta años.

Pero en 1969, editado en papel “revolución” era como un periódico de formato muy similar al “Pravda”, con 16 páginas y de periodicidad semanal. 52 números al año. 58 páginas cada mes. Con artículos de gran calidad, destacándose los escritos por el MI Mark Dvoretsky, por el MI Matsukevich, por Roshal y por supuesto los escritos por Petrosian.

Ya a finales de los setentas, se cambió el formato a 32 páginas, con una portada de cartón y bicolor; con una periodicidad quincenal. Así siguió hasta los últimos años de existencia del régimen soviético.

La desaparición de la URSS, que tuvo entre sus miles de consecuencias la desintegración de parte de la organización del ajedrez de la URSS, significó que perecieran, como era natural esperarlo, todas las publicaciones oficiales de la Federación de Ajedrez de la URSS, como “Boletín de Ajedrez” y “Ajedrez en la URSS”. “Ajedrez” de Riga también fue feneciendo y así como el GM Mikhail Tahl se trasladó a pasar sus últimos días en Alemania, lo mismo que el GM Aivar Gipslis, y otro de sus principales redactores, el MI Vitolinsh, optó por arrojarse de un puente; “Ajedrez” dejó de aparecer en Letonia que dejaba de ser soviética a pasar a ser un país independiente como lo fuese antes de la era soviética.

La revista “64” tuvo algunos meses de silencio, pero su redactor principal, brazo derecho de Petrosian y verdadero motor desde un principio, Alexandr Roshal, supo mantenerla viva a pesar de la desaparición de la URSS, como lo había hecho tras la muerte de Petrosian.

Ya para 1992 obtenía su nuevo registro ante las autoridades de la nueva Rusia, y con un tiraje de 15000 ejemplares, la décima parte que en los tiempos de la URSS, logró salir sin falta hasta el deceso de Alexander Roshal en 2007.

Recuerdo como, tras aparecer el número 12 de 2007, todos se preguntaban en Rusia si aparecería el número 1 de 2008 ya sin Roshal. El número 12 se había colocado en cada mesa de un importante torneo internacional en Moscú y ya la prensa ajedrecística del mundo había lamentado el deceso de Roshal. Una revista con gran trayectoria (en diciembre de 2000 apareció el número 1000 de la revista), parecía que iba a perecer con su autor principal.

Pero a finales de 2008 vimos aparecer el número 12 de 2008, con calidad creciente. 2008 vio cambios en el formato de “64”, pues ya no sólo sería a color en la portada y contraportada, como era usual a partir de 2003, sino que ahora toda la revista es a color y con un aumento en su número de páginas, que en la post era soviética era de 64, aparte de las portadas, en 2008 superaba las 100 páginas.

Artículistas como el GM Kramnik, el GM Sveshnikov y el “tradicional” columnista de “64”, el MI Mark Dvoretsky, con una pléyade de Grandes Maestros, mantiene la calidad a pesar de la juventud y breve experiencia de su redactor principal, Mark Glujovsky. Baste decir que en el número 12 de 2008 escriben: GM Anatoly Karpov, GM Alexandr Khalifman, con  una crónica muy completa del Mundial de Bonn; Mikhail Savinov, GM Peter Svidler, GM Dimitri Yakovenko; GM Evgueni Alekseev, GM Nikita Vityugov; GM Evgueni Tomashevsky; GM Alexandra Kosteniuk; por supuesto el MI Mark Dvoretsky; el MI Matsukevich con una tradicional columna que cumple más de 20 años de salir, otro GM que colabora es Gennady Sosonko, comentando el nuevo libro del GM Tukmakov: “Ajedrecista de Profesión”; Vladimir e Isaac Linder escriben en el número 12 de 2008, un artículo homenaje a Capablanca en ocasión de celebrar su 120 aniversario. Artículos sobre problemas y estudios, como el publicado por el MI Johann Afek; son ya tradicionales secciones de “64”, como apreciamos.

En resumen, con la posibilidad de que en sus paginas escriban más de una centena de Grandes Maestros, Maestros Internacionales y entrenadores destacados, “64” seguramente se mantendrá como la mejor revista de ajedrez del mundo

IM Raul Ocampo Vargas, desde México, a 22 de Enero del 2009.