Apuntes Bibliográficos para Inforchess.

 

 

La serie de libros de Dvoretsky crece.

 

 

Desde finales del siglo XX, el MI Mark Dvoretsky, considerado como uno de los mejores entrenadores del mundo, inició una primera serie de libros de cinco volúmenes, que luego fue seguida por otra serie de cuatro y posteriormente publicó un libro solitario sobre finales. Esta serie de diez libros, en que cada uno por separado pronto se convirtió en uno de los best sellers de la temporada en que apareció, fueron dedicados a los ajedrecistas más ambiciosos. La primera serie la denominó como de “Ajedrez para futuros campeones”, con el GM Artur Yusupov, alumno de Dvoretsky, como coautor (5 tomos)  y la segunda “Ajedrez de Excelencia”  (cuatro tomos). Los títulos (varían un poco en los diversos idiomas en que fueron traducidos), fueron:

 

Serie “Ajedrez para futuros campeones” con Yusupov:

 

“Métodos de Aprendizaje Ajedrecístico”

 

“Secretos de la Preparación en las Aperturas”

 

“Técnica en Ajedrez”

 

“Juego Posicional en Ajedrez”

 

“Desarrollo del Pensamiento Creativo en Ajedrez”

 

Serie “Ajedrez de Excelencia”:

 

“Finales”

 

“Juego Combinativo”

 

“Estrategia”

 

“Partidas Complejas”

 

Y aparte de las series, el “Manual de Finales”.

 

Ahora en 2008 publica Dvoretsky un volumen en dos tomos: “Mark Dvoretsky analiza, manual práctico para futuros campeones”. Estos dos tomos, de 256 páginas cada uno, integran un trabajo de 5 partes, dos de las cuales son de un tema fundamental, pero poco atendido en ajedrez: la Psicología. Una parte, la cuarta, la denomina directamente “Psicología Práctica” y la quinta y final la títula “El Gran Lasker”. Seguramente este libro será traducido pronto en varios idiomas, pero aunque apareció en ruso en marzo de 2008, ya para julio apareció una versión “no autorizada” en español . Las tres primeras partes tratan, la primera sobre árboles de variantes, y la titula “Profundizando en la posición”, la segunda se denomina “Análisis de Finales”, siendo la tercera y final del primer tomo “Partidas para entrenar”. Los dos tomos son muy buenos y de calidad como cada uno de los volúmenes de las dos series. La colección de 12 libros son herramienta indispensable para jugadores de clasificación arriba de 2000 y, en muchas partes, para jugadores entre 1700 y 1900. Series como los 10 libros de Slavin con  casi 10 000 ejercicios de posiciones tácticas, que aunque en ruso, se pueden leer, pues no tienen notas, pero en su lugar los 3 de Pojarsky, Método de Autopreparación, que está en inglés y ruso puede sustituirlo, unido al de la Antología de las Combinaciones de Chess Informant,  el libro de Alburt, de 300 posiciones, el de Ziatdinov, GM RAM, de casi 300 posiciones también, los manuales de preparación para Cuarta y Tercera, para Segunda, el dedicado a la Primera Categoría y Candidatos a Maestro, o en su defecto, ya que esos manuales están en ruso, se pueden utilizar los de Alburt, sobre Estrategia, el de Finales y los de combinaciones en el Medio Juego de Bondarevsky y el de “Universidad de Ajedrez Paul Keres” junto con el “Nuevas Ideas en Ajedrez” de Larry Evans, con el de “Larsen’s Good Move Guide” y con no más de 50 libros tendíamos la bibliografía para jugadores de 1600 a 2200 en un plan que equivaldría en cargas de estudio a 100 créditos académicos que equivalen a 1600 horas de estudio directo con profesor o 5000 de auto estudio. Como una maestría universitaria. Así más o menos es el plan ruso derivado del soviético, para producir jugadores de nivel Maestros Nacionales, FIDE o Maestro Internacional.

 

Pero si son necesarias tantas horas de estudio ¿Cómo es que hay Grandes Maestros de 15 años de edad?. Bueno, el plan de estudios mencionado es para personas normales, con cierto talento, pero nada especial. Les funcionó para producir más de 1000 maestros muy fuertes. Pero cuando tenían un niño con talento especial, todo era más concentrado. Las horas ante profesor se incrementan y varias actividades ordinarias se desarrollan con un propósito que contribuya a la misión. El material es seleccionado con más cuidado. En lugar d tener un entrenador para 10 niños en una clase, le dedican un entrenador un tiempo, pero con el respaldo de otros cinco de diversas especialidades. Mientras un niño normal puede ser entrenado por voluntarios, y por ajedrecistas de alta calificación como jugadores; los casos especiales solo lo manejan entrenadores profesionales apoyados con psicólogos especializados.

 

Personal de ese nivel normalmente no hay más de seis en un país medio, y en los países de alto nivel ajedrecístico no pasan de dos docenas y habrá naciones en que no haya ninguno. Que un niño sea detectado y canalizado a trabajar con un entrenador más o menos bueno, ya sería en si una gran fortuna para ese niño.

 

Recuerdo un comentario que me hizo el GM Suetin durante el Torneo Interzonal de Taxco 1985, comentando que el GM Marovic tenía varios años trabajando en Emiratos Árabes debido a que no le ofrecían buenas condiciones de trabajo en su natal Yugoslavia “ Cuando menos Yugoslavia ha perdido 10 posibles grandes maestros con la salida de Marovic”. Afortunadamente publicó Marovic varios excelentes libros que han servido a jugadores de todo el mundo.

 

Dvoretsky, además de ser excelente entrenador, es buen escritor técnico y ha sabido manejarse para exponer sus enseñanzas en libros y en artículos en Internet y aunque ya no produce tantos grandes maestros en su país natal Rusia, tiene alumnos por todas partes del mundo y habremos muchos que estamos pendientes de lo que escribe. Cuando aparece un nuevo artículo de él en Internet se me alegra el día. Un nuevo libro es toda una celebración.

 

 

San Diego Buenavista a 23 de julio de 2008

 

 

IM Raúl Ocampo Vargas