Notas bibliográficas para Inforchess.
 

Perfeccionando su ajedrez a la Ucraniana.
 

 

Un estilo de libro muy efectivo para entrenarse es el que presenta posiciones “ a resolver”. De hecho el aprendizaje en base a la resolución de problemas es el modelo utilizado por las escuelas más reconocidas de ajedrez, así como las de otras disciplinas. ¿Pues no es ese el sistema en base al estudio de casos de la Harvard Business School?
 

Esta vez quisiera hablar de un libro de ese tipo, pero que contiene características propias que lo hacen especial. Está escrito por un jugador muy joven y su también muy joven entrenador. Hablo del GM Andrei Volokitin y su entrenador Vladimir Grabinsky. Su libro “Perfect your Chess” editado en inglés por Gambit Publications en 2007 es una excelente adición a la ya numerosa serie de libros de este estilo. Sus antecesores como “Larsen’s Good Move Guide” o “Chess Praktikum” de Neishtadt son los más reconocidos en occidente, así como el excelso GM-Ram del ahora GM Ziatdinov. En Rusia los libros de Slavin (serie de 10) los de Pojarsky, o Block, y el de Ivanshenko, son los libros de trabajo diario de los mejores entrenadores.
 

Como explican en el prólogo, muchos ajedrecistas tratan de mejorar su desempeño en torneos con acciones laterales como estudiar aperturas y estar al tanto de las novedades, en lugar de elegir un enfoque directo.  Si el meollo del ajedrez es hacer jugadas fuertes, pues hay que entrenarse en eso, en hacer jugadas fuertes. Los jóvenes autores ucranianos expresan su verdad de Perogrullo: En todos los deportes, entrenarse es hacer cientos de veces, con práctica deliberada, sistemática, estructurada, lo mismo que hay que hacer en una competencia, ¿Por qué en ajedrez debe ser diferente? En todos los deportes se trata de conocer primero y luego hacer los pasos correctos para realizar una acción, y luego hacerla una y otra vez de la manera correcta para que nos habituemos en siempre hacerla así, con el método aprendido, con el “algoritmo “exacto. Entonces mejorar es hacer esos pasos de una manera cada vez más precisa y eso lo lograremos con la práctica deliberada y repetida cientos, miles de veces, hasta que la manera de hacerlo se vuelva una manifestación natural en nosotros. Como aprender a hablar, diría el GM Rashid Ziatdinov. El ajedrez es lenguaje. Todo el razonar es lenguaje afirmaba el psicólogo Lev Semionovich Vigotsky. Acción tras acción hasta convertirse en hábito y los hábitos en una forma de ser. ¿Quiere ser Gran Maestro? Habitúese a serlo.  Si ante el tablero actúa siempre como Gran Maestro, hace lo mismo que un Gran Maestro, piensa de manera de Gran Maestro… Si camina como pato, huele a pato, se mueve como pato, nada como pato, es casi seguro que sea un pato. Como inicia un capítulo Volokitin, aquí cabe citar la frase de Demócrito: Las personas exitosas son producto del trabajo duro más que del talento.
 

El libro contiene 369 interesantes posiciones, colocadas en varios capítulos y cada capítulo tiene un 40% de posiciones con una dificultad medida para Maestros FIDE, otro 40% para Maestros Internacionales y un 20% final más  para Grandes Maestros. Por supuesto que los autores se imaginan que la mayoría de sus lectores no tendrán ese nivel, pero si pueden resolver las posiciones si se esfuerzan.
 

Bueno, muchos libros están planeados de manera similar. Primero ejercicios para tercera fuerza, luego para segunda, etc. ¿Qué lo hace distinto a este libro de  los otros similares?
 

Cuando jugó el torneo de Cuernavaca, donde yo ayudaba al GM Sisniega a comentar las partidas para el público, el GM Volokitin hablaba con orgullo de su libro en preparación. Para él su aportación principal eran varias características del libro: Las posiciones serían sólo de partidas recientes, después del año 2000, excepto por tres de gran valor estético y didáctico. Para Volokitin era especialmente molesto ver que se editaban nuevos libros con posiciones que se repetían una y otra vez en cada manual. Hay algunas combinaciones tan bellas que se perdona que las publiquen tanto. La combinación de la partida Carlos Torre vs Emanuel Lasker de 1925 la he visto citada en 36 libros. Ya como coleccionista recabo los libros y las fuentes donde está combinación, ya de texto clásico aparece. En 6 aparece con “Carlos Torres”. Otros aspectos del libro eran su “bench marking”:  Las soluciones serían correctas, pues a él le molestaba y frustraba resolver libros así que resultaban con graves y numerosos errores, serían de dificultad ascendente y cumplirían con los tipos de sus capítulos, siendo estos tres:
 

a)     Haga una jugada (posiciones donde hay que hallar la mejor jugada) según los autores esto ayuda a desarrollar la intuición y la imaginación.
 

b)     Encuentre el camino del triunfo (posiciones donde hay que encontrar una variante forzada para ganar) según los autores ayuda a desarrollar la precisión del cálculo de variantes y la visión combinativa.
 

c)     Responda a una pregunta. (la tarea para el lector es encontrar la respuesta a un problema concreto) según los autores ayuda a desarrollar el sentido posicional y la lógica.
 

A diferencia de otros libros similares, tiene dos características muy interesantes: Primero, no se trata de resolver con tiempo limitado, no es cosa de hacerlo rápido. La sugerencia es resolver 5 o 6 posiciones en un día.
 

Segundo, no hay puntuación evaluadora. Según los autores no se trata de carreras, sino de mejorar sistemática y gradualmente a través de analizar con profundidad y con completo involucramiento. Estoy de acuerdo, pues de esa manera se forma un hábito de analizar profundamente y se reducen los errores causados por la superficialidad y “la urgencia”.
 

Al principio lo que no me gustaba era el hecho de que en el libro no se daba un método para manejar las posiciones. Pienso que la mejor manera de realizar un entrenamiento es darle una metodología al pupilo para que lo realice, darle una herramienta, hablarle del manual de funcionamiento de su cerebro y no lanzarlo así nada más al agua, sin darle ninguna base previa de donde pueda comenzar. Algoritmos como los del GM Cecil Purdy me parecían el mínimo necesario para arrancar en manejar civilizadamente una posición.
 

Eso no está en el libro. Normalmente los libros de este tipo dan algunos consejos antes de que el lector trate de solucionar los problemas.
 

Pues el libro de estos talentosos ucranianos siguen otro concepto, lo mejor lo ponen en las soluciones, la clase empieza después de que uno hizo el esfuerzo por resolver por si mismo y sólo, casi sin ayuda, la posición. En esto se parece al libro del GM Ziatdinov, GM-Ram.
 

Pero ayudaría al menos seguir un algoritmo como el que propone Didishko, entrenador de la escuela Bielorrusa en “Lógica Contemporanea de Ajedrez” (1989) en su capítulo 8,  “elección de jugada” que contiene 9 interesantes subcapítulos:
 

8.1. El algoritmo de la elección de la jugada
 

8.2. ¡La intuición tiene que ayudar!
 

8.3. La modelación del algoritmo
 

8.4. El algoritmo básico
 

8.5. El proceso de la apreciación y la depreciación
 

8.6. Las jugadas-candidatos
 

8.7. El cálculo de las variantes
 

8.9. El acabado del algoritmo de la elección de la jugada.
 

Todos ellos me han servido para elaborar un curso, pero apoyado en el Método de Cecil Purdy (primer campeón mundial por correspondencia) y en el del entrenador de San Petersburgo, MI Shashin, que brindo vía e-mail (esto es un breve comercial, interesados escribir a chesscom@hotmail.com)
 

Otra cosa que me agradó mucho del libro de los ucranianos, además de las características resaltadas por el GM Volokitin, es lo acertada de la selección de posiciones. Todas son interesantes y bellas. Es un libro para entrenarse y disfrutar, conjunción que debía ser natural y la única que garantiza el logro. Si uno no disfruta compitiendo y entrenando, es que debe emplear su tiempo en otra cosa. El ajedrez no está hecho para que se sufra en él. ¡Pero como sufrimos a veces!
 

En resumen, un libro notable, bello y sumamente útil. No se puede pedir más.
 

 

 

San Diego Buenavista, México a 16 de Julio del 2008

 

 

IM Raúl Ocampo Vargas