Inforchess Magazine

 

Desde el diván del Entrenador No. 8

(A la memoria de la Maestra Amparo Vargas Arreola 1926-2001)

 

Mi Raúl Ocampo Vargas

 

¿Cómo estudiar la Apertura? Parte VIII

 

Libros u otros medios.

 

Los libros de aperturas se llevan un tiempo en ser realizados. Después de ser escritos y revisados, requieren “venderse” a las editoriales para ser trabajados, nuevamente revisados, acomodados, conformarlos en un formato atractivo e incluso de manera que puedan ser más fácilmente digeridos por los lectores a que van dirigidos. Este proceso necesariamente lleva algún tiempo. En esta época en que las computadoras facilitan el trabajo editorial, el tiempo a partir de que esta escrito y es publicado ha sido disminuido de manera notable en comparación de la década anterior. Aún así, un libro sobre aperturas necesariamente tendrá partes, si bien pequeñas, que serán obsoletas cuando lleguen a sus lectores. Claro que dependerá del tipo de lectores si esta situación tiene importancia o no. Incluso entre los jugadores profesionales variantes refutadas en décadas pasadas vuelven a ser utilizadas y “refutadas” de nuevo. Es común perder partidas y luego chequear que se cayo en un error en que alguien también falló veinte años antes. Es cierto también que un jugador gana partida tras partida con una misma receta durante años, ganando con variantes que ya tienen demostrada manera de que se logre la igualdad, pero en el torneo vivo, a veces las soluciones son tan escondidas que sólo los que conocen con exactitud las jugadas específicas salen adelante, pues encontrarlas en el tablero a menudo están fuera del alcance de un maestro que no sea de extra clase.

 

Hay veces que una partida es ilustrativa de como acabar con una variante complicada, pero dicha partida no es muy conocida y la variante vive una vida artificial, rindiendo punto tras punto a sus corifeos. Si además la línea es sólida posicional y estratégicamente hablando y tiene un punto débil tan sutil que incluso es apenas perceptible conociéndolo, puede uno tranquilamente seguir cosechando triunfos con la seguridad de que si la fortuna lo hace toparse con un contrincante bien preparado, la solidez de la línea lo cuida a uno y lo peor que puede pasar es que le saquen unas tablas y muy, pero muy raramente costará un punto; lo que por otra parte puede ser una derrota tan instructiva que vale la pena para poner más a tono la línea productora de puntos.

Ahora bien, los grandes maestros afectos a estas líneas tan precisas y cuidadas, a veces tratan de proteger sus creaciones y no les agrada que salgan a la luz si al menos no les deja un poco de dinero por compensación. Algo que les tomó tanto trabajo, no es justo que alguien lo obtenga sin costo, razonan.

En un torneo activo, alguna vez me encontré con un rival de muy poco Elo y al que pensaba podía ganarle de cualquier manera. A mi lado, en otra mesa, se encontraba un maestro que estaba muy atento a como yo jugaba una variante que a él le había ocasionado un problema en otro torneo, de una misma apertura a la que ambos eramos afectos. Tuve la tentación de hacer una jugada de doble filo, con la que estaba yo seguro ganaría, pero gracias a alguna imprecisión de mi menos experimentado rival. Pero aquí peso más el espíritu de tratar siempre de ser fiel a mis ideas y realice la jugada que hubiese hecho contra un rival muy fuerte. Mi vecino estaba feliz y me expresó que dicha partida le había sido instructiva y me agradeció la clase “gratuita” que le di. Después lo vi ganar un par de partidas con esa misma receta…Pero creo que hubiera sido muy negativo para mi manera de pensar “esconderme” la jugada.

 

Entiendo porque Sveshnikov pide que no publiquen sus partidas. Muchas de ellas han sido tan instructivas que dan ganas de pagar por verlas. Incluso sus recetas “han dado de comer” a muchos.  Hay partidas de Sveshnikov que no aparecen en los boletines y cuando por suerte uno da con ellas, realmente es una sorpresa agradable. Una de ellas por ejemplo, fue jugada en la II Copa Federación en Cheliabinsk 2004, contra Dvoirys en una variante del avance de la francesa. En ninguna de las grandes bases de datos de más de 4 millones de partidas aparece. No la vi en TWIC, ni en las bases de inforchess, etc. Sospecho que no fue publicada. Pero apareció en la Internet en un oscuro sitio en ruso de Cheliabinsk, y en ningún otro lado. Revise decenas de sitios rusos y sólo en uno la vi. Por supuesto la analicé por mi cuenta, la chequee con otras partidas de diversas fuentes, de la misma variante, y puedo decir que fue muy ilustrativa.

 

            Por supuesto que pongo los resultados de este “chequeo” en el archivo adjunto a este artículo, que publicamos exclusivamente en Inforchess Magazine.  Pero el punto es otro,. ¿Vale la pena adquirir libros que luego nota uno que tienen algo de obsoletos por muy recientes que sean? ¿Es preferible estudiar por Internet las líneas de apertura? Si y No. También vi una partida analizada en 2005 donde un super GM pasó por alto líneas que aparecían en un libro del año  2000 y ganó una partida de manera menos convincente que la señalada por dicho libro y se felicitaba por hacer una novedad teórica que encontré en doce partidas anteriores a 1987. Por otro lado, en algunos libros se explican las ideas a un nivel de comprensión que nunca se hallan en los artículos publicados en Internet. También hay artículos que nunca veremos en forma de libro y que son verdaderas minas de oro.

 

En el archivo adjunto a este artículo pongo variantes y citas que en un libro Monografía de la Defensa Francesa en un capítulo completo de 35 páginas no hay ni la tercera parte de las partidas que yo citó en sólo ese archivo. Por curiosidad imprimí el archivo adjunto y se requirieron, sin diagramas, 16 páginas, muy repletas de análisis. Si lo hubiera hecho con el espacio que se toman habitualmente los libros, me hubiera aventado un capítulo de 50 páginas.

 

Así también me he encontrado artículos de Dvoretsky escritos en 2005 en Internet de 26 páginas, más completos que los que aparecen en algunos de sus libros. Para que dicho artículo llegue a verlo en un libro, me tendré que esperar un par de años seguramente.

 

Entonces, ¿que recomiendo? Estudien las ideas en los libros y chequeen las variantes con los artículos de Internet.  Hay que seleccionar bien al autor y ver como explica las posiciones. Por ejemplo, el reciente libro de Collins en un capítulo de la francesa del avance explica mejor que en un libro completo lo hiciera Psakhis, pero por otro lado, un super especialista como Sveshnikov pone en su libro sobre la misma variante del avance de la francesa, explicaciones y partidas que será inútil buscar en Internet. Llama la atención de que en el “Foro” de www.chesspublishing.com varios lectores dicen que la variante del avance de la francesa se ve como refutada. Me pareció una opinión fuera de lugar tras la aparición del libro de Collins, con la excelente selección de partidas de Grischuk; y tras la aparición del libro de Sveshnikov. ¡Más bien me parece que la Defensa Francesa parece refutada!

 

Ciudad de México a 21 de junio de 2005.