Inforchess Magazine

 

Desde el diván del Entrenador No. 7

(A la memoria de la Maestra Amparo Vargas Arreola 1926-2001)

 

Mi Raúl Ocampo Vargas

 

¿Cómo estudiar la Apertura? Parte VII

 

Entrenamiento de aperturas y el diagnóstico auto realizado o con entrenador.

 

Los trabajos realizados en los Estados Unidos por dos entrenadores originarios de la extinta Unión Soviética, cada uno trabajando por su cuenta y con diferente orientación, me parecieron sumamente interesantes para nuestro tema. Esos dos entrenadores son los Maestros Internacionales Ziatdinov e Igor Khmelnitsky. Dos de los libros más instructivos editados en los Estados Unidos sobre ajedrez en los últimos años fueron escritos por estos maestros.

Alguna vez el Gran Maestro Aivar Gipslis me comentaba que la Federación de Ajedrez de la Unión Soviética había, como si lo hubiese planeado así, repartido las tareas por el desarrollo del ajedrez soviético: encargaba a los Grandes Maestros de la representación deportiva internacional y a los Maestros Internacionales de la parte del desarrollo creativo e instruccional de la escuela soviética. “El ajedrez competitivo requiere de tanto involucramiento personal, que para ser y mantenerse como un Gran Maestro de primera línea, poco se puede dedicar a otros aspectos ajenos al de prepararse para los torneos, eso hace que aquellos que aunque poseen talento para ser grandes maestros tienen a la vez una vocación por la enseñanza y la investigación, abandonan la práctica competitiva cuando alcanzan el grado de Maestro Internacional y enfocan entonces la mayor parte de sus energías a enseñar y a la búsqueda de nuevas maneras de abordar el ajedrez. También se da el caso de que Grandes Maestros al alcanzar cierta edad y desear una manera más conservadora de vida, prefieren ser “seconds” o asistentes de otros Grandes Maestros más jóvenes y ambiciosos de la gloria deportiva. Existen casos también, como los de Victor Kart y Alexander Koblentz que ni se preocupan por los títulos internacionales y desde muy temprana edad prefieren elegir el trabajo menos notorio, pero no menos importante del aula que el de los escenarios deportivos, llenos de avatares, egoísmos y de vanidades”.

 

Lo que decía Gipslis fue valedero mucho tiempo durante la existencia de la URSS, pero al desaparecer esta y abrirse el ”libre mercado” para los jugadores ex-soviéticos, empezaron a salir a la palestra muchos maestros internacionales que, abandonando los paupérrimos sueldos de entrenadores vigentes en las surgidas repúblicas independientes ex-soviéticas, buscaban una supervivencia más confortable participando por los grandes premios, cuando menos así les parecían, en metálico de los torneos abiertos de Europa Occidental y fueron adquiriendo, casi por necesidad y por selección natural, sus normas de Grandes Maestros a edades anteriormente consideradas avanzadas para ello.

El caso es que muchos entrenadores que empezaban a dedicarse a la competencia deportiva a edad muy madura, demostraron tener una fuerza equivalente al promedio de los grandes maestros occidentales.

Pero para muchos de ellos la vocación fue muy fuerte y al llegar a residir en otros países, principalmente los Estados Unidos, han producido muchos interesantes textos que han enriquecido la bibliografía existente en inglés sobre el ajedrez.

 

El libro de Ziatdinov, GM Ram, además de tener un planteamiento original y novedoso a los ojos de los ajedrecistas occidentales, ha servido para reforzar la idea de la importancia del papel del entrenador en la formación y desarrollo de los jugadores. Entre las tareas del entrenador está la de seleccionar el material de estudio y el establecer las posiciones básicas que un jugador debe analizar para ir superando las diversas etapas de desarrollo. La selección de dichas posiciones es lo que hace más valioso el libro de Ziatdinov. No da respuestas, eso lo deja al lector, y con esa “actitud” da su lección más valiosa. Muchos lectores me han hecho la pregunta sobre el sentido de un libro como ese. No me ha costado mucho trabajo explicar que precisamente el no comentar las posiciones es parte de lo valioso del planteamiento de Ziatdinov y que es en la selección de posiciones donde reside el principal valor del trabajo de Ziatdinov.

 

Ahora hablemos del libro de Khmelnitsky. En este valioso trabajo reúne sus experiencias en la realización de tests para diagnosticar con precisión el estado inicial de conocimientos y habilidades ajedrecísticas de los estudiantes que acuden a él. El MI Khmelnitsky, fiel a los principios de la escuela soviética, concede importancia fundamental a estos diagnósticos, con lo que coincide con quien esto escribe y con la mayoría de los entrenadores influenciados por el sistema de enseñanza soviético de ajedrez. Este principio fundamental en el ajedrez occidental esta comenzando a estar en boga, pero es común denominador de las escuelas de ajedrez de la Europa Oriental. En Estados Unidos este principio está siendo reconocido no solamente en el ajedrez sino en el campo total de la enseñanza y la capacitación, de todos los sistemas de gestión del conocimiento, tanto en las áreas gubernamentales como en las empresariales.

El conocimiento de si mismo, ya sea a través de una evaluación externa, de una evaluación dirigida por un coach o entrenador, o por una evaluación realizada por el propio evaluado, es fundamental para iniciar o continuar cualquier plan de estudio o programa de entrenamiento. Khmelnitsky ofrece comercialmente este valioso servicio, el de realizar evaluaciones; no necesariamente para continuar con cursos desarrollados por él, sino como instrumento para que cualquiera realice su propio plan de trabajo, ya sea solitariamente o con apoyo de un entrenador.

 

            En el ajedrez moderno, con los sistemas de tiempo cada vez más limitado para la reflexión, la buena preparación de las aperturas y la adecuada selección del repertorio de estas, va cada vez más teniendo mayor importancia. Se puede decir que la mayor parte del estudio y del tiempo dedicado al entrenamiento de un jugador competitivo se enfoca a esta área de la partida. Tanto el estudio de posiciones típicas del medio juego, como de la técnica fundamental del Final, se enlazan necesariamente con el repertorio de aperturas del jugador. La tendencia actual es supeditar el estudio del medio juego y del final al del repertorio elegido.

 

            Ahora bien, la elección del repertorio esta determinado por el nivel de juego general del jugador, la especifidad de factores característicos de su personalidad, su experiencia, el contexto del tipo de competencias en que participa e incluso del tipo de jugador que habitualmente enfrenta. Cuando un jugador iberoamericano se enfrenta a jugadores de otras latitudes y formación, necesariamente requiere adaptarse a nuevos estilos de contrincantes e inclusive a otros tipos de entorno, ya que los “ambientes” de torneo varían en cada país o continente. El tipo de competencia, abierta o cerrada, sistema suizo, por equipos o round robin, de ritmo acelerado de tiempo de reflexión, son factores que influirán en el repertorio a elegir. Caracteristicas y habilidades, como memoria, temperamento y formación, así como apoyo o no de un entrenador, deberá tomarse en cuenta al elegir el repertorio. Esta elección de repertorio se facilita grandemente con la asesoría de un coach experimentado y con gran amplitud de cultura ajedrecística. El material a disposición, ya sea bibliográfico o en forma de CDs o de artículos monográficos adquiridos vía Internet, también son factores que definirán el repertorio a elegir.

 

            Es necesario no solo evaluar al jugador en si, sino a su contexto, a la biblioteca a que tiene acceso, a su manera de estudiar, a toda su personalidad en si, para establecer su “mapa” de jugador y establecer el repertorio adecuado. El desarrollo de un joven ajedrecista puede ser afectado positiva o negativamente por la buena o mala elección del repertorio. ¡No se puede exagerar la importancia de este factor! Y si ya he establecido una argumentación amplia de como una buena evaluación del jugador se reflejará en la elección del repertorio, se tendrá que aceptar que la evaluación adecuada tiene importancia capital.

 

Por ello no parece extraño que un entrenador como Khmelnitsky consideré que el ofrecer una evaluación es un servicio muy valioso a disposición de todo jugador. La primera piedra de la edificación de nuestra carrera ajedrecística es este tipo de evaluación, y el monitoreo constituido por evaluaciones periódicas es un papel fundamental que un entrenador puede aportar en el desarrollo de un joven aspirante a la maestría.

Ya en otros artículos he propuesto maneras de realizar estadísticas del desempeño del repertorio que un jugador utiliza, he señalado a los lectores diversas sugerencias para que un jugador ponga a prueba si el repertorio que tiene es el adecuado y como detectar cuando debe modificarlo, en que extensión e incluso he sugerido como realizar tal modificación. Pero reiterarlo no me parece innecesario, máxime que no debo suponer que los amables lectores anden coleccionando mis escritos, además de que algunos han quedado ya fuera del “aire” en los diversos sitios web en que originalmente se han colocado. Además, a través de los seis años de continuo escribir en sitios web he evolucionado y he ido modificando muchos puntos de vista, al mismo tiempo que nuevas experiencias y nuevos estudios dejan su huella en mi manera de pensar y escribir. La práctica abundante de torneos también brindan nuevos ejemplos y uno se siente obligado a reescribir los temas. Por ello siento obligación con los fieles lectores de reenfocar temas, de desarrollarlos de nuevo e incluso cambiar diametralmente algunas opiniones. Este es un proceso sin fin, solo limitado por la vida en si, y estoy comprometido en ello con todos los que me prestan su atención.

 

En el archivo adjunto a este artículo, que presentamos de forma exclusiva en Inforchess Magazine 14, tratamos algunas posiciones relacionadas con el tema, donde los estudiosos pueden hacer alguna evaluación sobre sus ideas y comprensiones de las aperturas.

Por lo pronto les doy un pequeño ejemplo de las baterias de preguntas que se utilizan en una evaluación:

La posición A se deriva de una posición de la Defensa Chigorin, la posición B del sistema Alapin-Sveshnikov contra la Defensa Siciliana, observe diferencias y determine cual es la diferencia fundamental y en que influye en los planes de juego.

 

Posición A:

 



Posición B:

 

 

 

 

La respuesta estará en  Inforchess Magazine 14 . Pero los lectores pueden consultar conmigo sus dudas en chesscom@hotmail.com , gracias por escribir.

 

Ciudad de México a 25 de mayo de 2005.

 

 IM Raul Ocampo Vargas