Inforchess Magazine

 

Desde el diván del Entrenador No. 16

(A la memoria de la Maestra Amparo Vargas Arreola 1926-2001)

 

Mi Raúl Ocampo Vargas

 

Pronosticar Futuros Campeones.

(En celebración a los 75 años del nacimiento del Gran Maestro Internacional Arturo Pomar Salamanca)

IM Raúl Ocampo VargasPor MI Raúl Ocampo Vargas.

 

 

Evaluar si un niño puede llegar a ser un gran campeón de ajedrez o no, ha sido una cuestión que ha preocupado a entrenadores durante décadas.

Investigando alrededor de ese tema la bibliografía a mi alcance, me llamó la atención un libro escrito en España hace exactamente sesenta años, donde se dedica un capitulo al examen psicotécnico de un prodigio infantil del ajedrez. El libro se titula “La vida de Arturito Pomar” escrito principalmente por Juan M. Fuentes y Julio Ganzo. Su edición respondía a que en ese año de 1946 ganaba el título de Campeón de España un joven de 15 años nacido en Palma de Mallorca el 1 de septiembre de 1931, hace casi 75 años exactos.

El examen Psicotécnico fue realizado como consecuencia de que el joven Arturo había tenido malos resultados en las rondas finales de torneos largos. Fue el caso, que este eventual descenso de juego, fue considerado como agotamiento cerebral, y el Dr. Alekhine, a la sazón Campeón Mundial, se encargó de lanzar la principal voz de alarma, asegurando que de seguir el mismo tren, Arturito corría el peligro de llegar a la nulidad.

El Comité Olímpico Nacional de España, a petición del padre del maestro, Juan Pomar, llama a un eminente psiquiatra de Madrid, Dr. Escudero, para someter al niño a un examen. Posteriormente se le unió otro especialista de Barcelona, que se hallaba “en ruta” y quiso presenciar el caso.

El reconocimiento duró un mes y versó especialmente sobre problemas matemáticos y algunas preguntas de índole diversa, así como estudios de psicología experimental, en aquel entonces,  de la Escuela Alemana, consistente en la visión de objetos imaginarios en determinadas manchas de tintas (Rorschach).

Por ejemplo, los problemas que le pusieron para resolver mentalmente, sin ayuda de papel y lápiz son como los siguientes (tomados literalmente del libro citado):

Problema número 1.

Un señor gana 20 pesetas diarias y gasta 14 en las 24 horas. ¿Cuánto tiempo necesita para reunir 300 pesetas? Tiempo de reflexión: 2 minutos.

Problema número 2.

Un árbol, al primer año de sembrado, crece 8 cm. Al segundo año tiene 12 cm. Al tercero tiene 18 cm. Al cuarto, 27 cm. ¿Cuántos centímetros tendrá al quinto año? Tiempo de reflexión: 7 minutos.

Otro problema.

5-6-8-11-16-23-34-47…

Averiguar los dos números siguientes a esta serie, siguiendo la misma progresión que guardan las cifras dadas. Tiempo de reflexión: 7 minutos.

Y algunos problemas similares. En el libro se anota: “Ni que decir que el resto de los problemas no resintieron más de dos minutos al cálculo del pequeño ajedrecista y el eminente Dr. Escudero le premió con la calificación de sobresaliente, añadiendo que es un superdotado y puede jugar al ajedrez en todos los torneos que desee, con la seguridad de que no sufrirá ningún trastorno”.

Pero veamos el dichoso informe facultativo, que como fue publicado, no creo que viole ningún derecho a la privacidad del maestro. En cambio es muy ilustrativo de la manera de pensar de aquella época sobre como evaluar “un prodigio”.

 

Informe Facultativo.

 

“Don José Antonio Escudero Valverde, Doctor en Medicina y Cirugía, Especialista Diplomado del Ejército, por oposición, Jefe de la Clínica Psiquiátrica Militar de Ciempozuelos, Urgencia de Madrid, Especialista de la III Asamblea de la Cruz Roja Española, Director del Sanatorio Psiquiátrico “Villa Josefina” de Madrid, Académico C. de la Real Medicina de Madrid, etc., Colegiado en Ejercicio con el número 6.389 y residencia en esta capital, calle de Serrano, número 50, tiene el honor de informar, a instancia de la Delegación Nacional de Deportes, sobre el estado psíquico y capacidad del niño Arturo Pomar Salamanca.

Fecha de realización del informe: 15 de noviembre de 1945 (Pomar tiene en ese entonces 14 años y dos meses de edad).

Estudio Genealógico de la Familia Pomar Salamanca.

Antecedentes Familiares Maternos.- Abuela: baja, más bien regordeta, carácter sintónico (agradable). Se dedicó a las labores de su casa.

Madre: delgada, estatura corriente, vivaracha, inteligente, muy comunicativa, tendencia a la extroversión.

Antecedentes Familiares Paternos.- Abuela: alta, inteligente, buen carácter, también extrovertida.

Abuelo: muy tranquilo y gordo; de la nada hizo fortuna, y en un revés del negocio se arruinó. Hombre comunicativo y bonachón, confiado, siendo este el motivo de su fracaso.

Los hijos se dedican a trabajos de oficina; carácter apacible, sintonizan bien con el ambiente.

El padre, hombre emprendedor. Al tener el revés de fortuna de su familia, trabajó como conductor de automóviles, en un principio, y más tarde como empleado principal de la casa donde prestaba sus servicios.

Constitución pícnica, tendencia a la extroversión, comunicativo y afable.

Tiene cualidades de dibujante; sobre todo facilidad para las copias y retratos a lápiz y pluma.

Antecedentes Personales del Peritado.- Nació el niño Arturito Pomar Salamanca de padres casados a los veinticuatro años; su nacimiento se verificó a los diez meses de contraído el matrimonio. El parto fue normal, pesó al nacer cinco kilogramos, comenzando el infante a andar a los dieciséis meses, e iniciarse en el lenguaje a los diez. Criado con lactancia materna, fue siempre despabilado, desarrollándose los reflejos de succión, aprehensión, risa y llanto normalmente. La evolución psíquica fue normal, siendo característico del niño su extraordinaria capacidad retentiva.

Animados los padres por el interés del niño en aprender las letras, fueron enseñándoselas, llegando a conocerlas antes de los cuatro años.

Al colegio de párvulos comenzó a ir a los cuatro años y medio, y en muy poco tiempo aprende a leer. Pasa las primeras nociones escolares, adelantando rápidamente a los niños de su edad, y al año siguiente fue el primero en la clase donde aprendían niños de edad cronológica superior en dos o tres años al peritado…   

Exploración Somotospsíquica del Peritado:- Niño de contextura física en relación con la edad que posee. Talla, 1.44 ms. Pesa 36 kilos. Perímetro torácico, 68 cms.

Su constitución, aún sin estar totalmente definida por la temprana edad; la gracilidad de los miembros, el óvalo de la cara y la distribución del panículo adiposo, parece ha de responder a la de sus antepasados…

Exploración Psíquica.- …

Elegimos como prueba base para el método de examen de la inteligencia, la escala de Stanfor-Binet, revisada por Fermann y Merrill. Su resultado ha sido el siguiente:

Franquea los tests correspondientes a las edades cronológicas inferiores a la suya íntegramente.

Los de adultos medios son igualmente franqueados sin obstáculos.

En los adultos superiores encontramos los siguientes resultados.

En I. – Resuelve íntegramente el tests, a excepción de la prueba tercera (completar frases), de Minkus, donde emplea ocho minutos en vez de los cinco admitidos para las tres frases, no dando, por tanto, lugar a efectuar más que las dos primeras frases.

En II.- En la prueba primera correspondiente al vocabulario, se aprecian varios fallos por incomprensión de las palabras. En la prueba sexta, consistente en la repetición del pensamiento de un trozo escogido, aunque da la idea general del mismo, se observa la ausencia de frases complementarias…

Otras Pruebas Practicadas.- Se le han practicado también las pruebas que para la selección de superdotados se emplean en el Instituto Nacional de Psicotecnia de Madrid.

Consta la totalidad de la prueba de ocho tests, con valoración independiente entre sí y que sumados los resultados, los puntos globales pueden llegar a ascender a un total de doscientos setenta…

El número de puntos obtenidos en su totalidad, en esta prueba de superdotados, es de doscientos veintitrés, correspondiente a un grado de superdotación bastante elevado, máxime teniendo en cuenta la poca edad del peritado, la circunstancia de haber aprendido el dialecto mallorquín y el desconocimiento, en consecuencia, de multitud de vocablos castellanos, por haber residido solamente dos años en la Península.

Consideraciones a los resultados de las Pruebas Psicométricas.

Los resultados obtenidos con la prueba base Termann han sido confirmados por el resto de los tests, con la pequeña variación del psicodiagnóstico de Rorschach.

El peritado tiene:

a)     Edad mental de adultos superiores.

b)     Se trata de un superdotado por aparecer las siguientes cualidades notables:

c)      Gran atención concentrada con resistencia a la fatiga.

d)     Memoria reproductiva igualmente muy desarrollada.

e)     Juicio y razonamiento exactos.

f)        Capacidad de cálculo extraordinaria.

g)     Imaginación muy viva preventiva, sobre todo para lo visual.

 

Conclusiones

  1. En el momento presente no se descubren en el peritado alteraciones somatopsíquicas de ninguna clase.
  2. Las pruebas psicométricas acusan un estado mental que corresponde a adultos superiores.
  3. Se trata de un superdotado.
  4. Las facultades psíquicas más desarrolladas están en relación con el desenvolvimiento del juego que practica.
  5. En el momento presente no existe contraindicación alguna que le impida participar en las pruebas oficiales que anualmente se verifican.
  6. Es conveniente, para el total desenvolvimiento de la personalidad psicofísica del peritado, estudie idiomas y ciencias abstractas, así como la práctica de los deportes bajo control.

 

Y firma el Dr. José A. Escudero Valverde.

 

Aunque se requeriría demasiado espacio hacer la relación de todas las pruebas a que fue sometido, al leer el estudio con ojos de la tecnología actual, se ven como muy “rudas” y como que no iban al meollo del asunto. En opinión de algunos psicólogos (no psiquiatras) especialistas en aspectos educativos y en aplicaciones de la psicología al deporte en general y al ajedrez en particular, de origen cubano y con gran experiencia en trabajar con ajedrecistas superdotados; el joven Pomar sufría de algunas influencias familiares, principalmente por parte del padre, que son clásicas hoy en día, como fuentes de desordenes en el desarrollo de la personalidad del futuro Gran Maestro.

Parece ser que la psiquiatría en España en 1945 tenía gran influencia de la escuela alemana favorecida por el régimen nazi (esto no se refiere a la prueba de Rorschach, pero si a otras que se le hicieron a Pomar que tienen relación con la frenología), por lo que sospecho de la efectividad del Instituto Nacional de Psicotecnia mencionado y sus pruebas para detección de superdotados.

Los exámenes hechos a ajedrecistas precoces en la Unión Soviética difieren, en los mismos años, en mucho a los que le fueron practicados a Pomar.

El Maestro Internacional Francisco J. Pérez, con quien converse en La Habana hace unos quince años sobre el tema y que conoció muy de cerca al niño Pomar, mencionaba que los continuos halagos, la mitificación de la personalidad y sobre todo el deseo de algunos “manejadores y representantes” de Pomar de congraciarse con el franquismo, provocaron un ambiente enajenante para el joven campeón de España.

El caso es que, a las luces de la información asequible, al niño superdotado español no se le trató de manera adecuada y por ello no alcanzó el nivel que su capacidad le hacia normal aspirar.  No llegó a ser el Capablanca español que se esperaba, si bien durante varias décadas fue el personaje más eminente del ajedrez de su país.

 

Pablo Morphy, Capablanca, Pomar, Carlos Torre y muchos otros de cepa hispana que han destacado a temprana edad en el ajedrez mundial han compartido el sino de que las sociedades de su país no les brindaron los apoyos que correspondería a sus talentos, a diferencia de los niños precoces de otras latitudes. Pero hay que aceptar que la historia del ajedrez está repleta de historias de niños prodigio que han tenido una vida difícil y en muchos casos triste.

 

Cuestiones fundamentales por resolver son las maneras adecuadas de detectar talentos y de cómo apoyarlos adecuadamente.

Los niños superdotados en ajedrez enfrentan dos enormes principales obstáculos: sus padres y sus maestros; además de un buen número de obstáculos secundarios, en donde los gobiernos y federaciones no son menores.

Cuando menos, por parte de los entrenadores, es responsabilidad el prepararse para al menos no ser parte del problema del niño, sino parte de la solución. Ya que los entrenadores escogen trabajar con niños talentosos, tienen mayor deber con ellos que los mismos padres, que por cuestiones aleatorias se topan con un hijo superdotado y a veces se les vuelve una “papa caliente” que desquicia a toda la familia; que por una parte no escogió enfrentar tal problema, si no que “les cayó del cielo”.

 

En la extensa bibliografía de ajedrez existen numerosos trabajos sobre como evaluar jóvenes ajedrecistas, destacando los trabajos de Zlotnik, Krogius y Zak. Afortunadamente en la URSS dieron mucha importancia al tema y en sus universidades prepararon a especialistas en psicología educativa que a la vez eran jugadores de nivel internacional y por esa dualidad supieron “analizar” a los niños prodigio del ajedrez ruso de manera más adecuada que la realizada con Pomar por parte del Dr. Escudero Valverde, sin que al afirmar esto no quiero decir que el mencionado psiquiatra no hiciera un trabajo valioso, sobre todo tomando en cuenta las limitaciones de su época, su ideología, su entorno político y su desconocimiento de los puntos finos de la formación psicológica específica del ajedrecista.

El tema me parece fascinante y espero no cansar al lector si lo retomó en base a otros libros interesantes con los que me he topado recientemente.

 

“Si me pierdo, búsquenme en Andalucía o en Cuba”

Federico García Lorca.

 

 

Santa Clara a 8 de agosto de 2006