Los libros de argumentación del valor del ajedrez para la sociedad.

Por MI Raúl Ocampo Vargas

Durante la última década del siglo XX y la primera del siglo XXI se han consolidado las argumentaciones sobre la importancia de que al ajedrez se le reconozca un papel importante en el desarrollo de la sociedad. Fuertes jugadores prácticos, Investigadores Analistas académicos , así como Psicólogos y Pedagogos han ya publicado abundantes trabajos con argumentaciones irrefutables que poco a poco se han ido traduciendo en diferentes niveles de decisión de las instituciones educativas y en muchos países se observa la decisión política de darle al ajedrez un lugar en las aulas.

Durante años he ido acopiando trabajos y ensayos sobre ese tema y esta vez quisiera hablar de varios trabajos notables producidos en la academia occidental, pues ya mucho he hablado sobre lo desarrollado en la Europa oriental, sobre todo en la Unión Soviética y los países que la formaban.

Destacan dos trabajos poco conocidos entre el mucho material aportado por ajedrecistas occidentales. Un volumen interesante es la recopilación de cuatro conferencias que dio el GM David Norwood en el Colegio Gresham y cuyo libro se titulo “Chess and Education·” Las conferencias fueron impartidas en la primavera de 1992 y el libro es muy poco conocido, pero sumamente interesante. El tema de la primera conferencia  era “El ajedrez y la transferencia de habilidades”, la segunda conferencia fue “Ajedrez, Matemáticas y Computadoras”; la tercera conferencia tuvo como título: “Ajedrez y Proceso de Razonamiento”, mientras que finalmente la cuarta tuvo como tema: “Ajedrez y Desarrollo Educativo”. Citando desde Benjamin Franklin a José Stalin, Norwood fue estructurando una sólida argumentación de las razones que hay para que el ajedrez se establezca solidamente en las aulas. El Colegio Gresham, que fue el editor del libro y el auspiciador de las conferencias, fue establecido en Londres en 1597, y es uno de los de más tradición y prestigio en Inglaterra. Vale la pena apuntar que las conferencias fueron impartidas en un momento en que había surgido una polémica reforma educativa en 1990 en Inglaterra y donde algunas actividades extracurriculares, incluido en ellas el ajedrez, corrieron peligro de perder apoyo en su difusión. Afortunadamente no fue así, o al menos no de manera tal que desapareciese del ambiente educativo y ahora, a casi 20 años de ese trabajo, en Inglaterra hay mucha promoción del ajedrez en las escuelas.

Otro trabajo poco conocido es la entrevista biográfica que se le hizo al que fuese campeón mundial de ajedrez por correspondencia, Hans Berliner, quien destacase también en el campo de la ciencia de la informática. El trabajo se tituló “ Oral History of Hans Berliner” y fue publicado en Marzo de 2005 por el Museo de Historia de la Computación, y en base a grabaciones realizadas en Riviera Beach, Florida. Ahí Berliner relata como desde los once años se ocupo en el estudio del ajedrez y lo estimulante que fue para él, sobre todo en esa edad donde sentía que los estudios escolares no le exigían gran esfuerzo, si no que más bien, los sentía muy fáciles y poco estimulantes. El ajedrez le dio complemento a su formación y le planteaba un reto a su cerebro que la academia formal no le planteaba. La capacidad de Berliner le facilitó el avanzar hasta el posgrado universitario casi sin esfuerzo, por lo que sus mayores esfuerzos los hacia en el ajedrez, donde estuvo compitiendo en torneos durante todos sus años estudiantiles. Además de la computación, Berliner logró un grado en Psicología y estuvo desde su juventud trabajando en un sistema para jugar ajedrez de manera excelente y que finalmente presente en un libro llamado “El Sistema”, muy diferente por cierto al conocido libro “Mi sistema” de Aaron Nimzovich. Mientras trabajaba con la instalación de las primeras computadoras en la Marina de los Estados Unidos, formó parte del equipo Olímpico de Ajedrez de su país en 1952 y se convirtió en Maestro de la Federación de los Estados Unidos., siendo considerado uno de los diez mejores jugadores de su país entre 1950 y 1960. En 1959 ganó el campeonato mundial por correspondencia. Cuando viajo a Helsinki en 1952, a la Olimpíada, conoció a su esposa y se casó allá. En los años 60s desarrollo varios programas informáticos que jugaban ajedrez, siendo uno de los pioneros en el diseño de ellos. Pero sus estudios sobre psicología lo hicieron investigar sobre el desarrollo humano y el ajedrez, escribiendo diversos trabajos muy interesantes sobre el tema, culminando en su libro “El Sistema” De hecho su “Oral History” debería ser objeto de un análisis profundo, ya que ahí se fundamentan sólidamente algunos puntos de vista de lo importante que puede ser el ajedrez como entrenamiento de personas de capacidad mental arriba del promedio.

Otro trabajo universitario interesante es el publicado por la Universidad de Montreal, Canadá; en 2006 titulado: “From Chess to Catastrophe: Psycholgy, Politics and the Genesis of von Neumann´s Game Theory”,  por Robert Leonard.

Ahí se plantean temas tan interesantes como el ajedrez, la psicología y la ciencia de la lucha, con fuerte enlace entre el ajedrez y las matemáticas. Por supuesto que la biografía del campeón mundial de ajedrez Emanuel Lasker, Doctor en matemáticas y conocido por sus aplicaciones de la psicología al ajedrez, tenía que ser abordada, pero los matemáticos húngaros son el centro del trabajo, como von Neumann y Peter Horvath y el Dr. Ferencs Nagy. Un trabajo realizado en el 60 aniversario de la primera publicación de la Teoría de los juegos de John von Neumann, curiosamente resalta los antecedentes húngaros de la teoría de John von Neumann y la importancia que los magiares dieron al ajedrez en sus trabajos pioneros. Desde el punto de vista académico argumenta la importancia de que el ajedrez se difunda en las aulas universitarias y lo útil que es como formador de hábitos de razonamiento entre los matemáticos y como ha sido utilizado así en las universidades húngaras.

Por último, quisiera citar otro trabajo universitario, esta vez publicado por la Universidad de Oxford en Inglaterra, denominado: “Does Chess Needs Intelligence? – A Study with Young Players”, escrito por un colectivo integrado por Merin Bilalic, Peter Mcleod y Fernand Gobet. El estudio arroja luces sobre la diferente manera de pensar de los maestros de ajedrez respecto a los aficionados comunes, caracterizando algunas cualidades específicas de los jugadores fuertes y como tal vez se podrían desarrollar o acelerar su desarrollo entre los jugadores juveniles. El estudio no arroja conclusiones definitivas y contundentes, sino mas bien esboza los estudios que hay que realizar para establecer conclusiones sólidas.

El caso es que estos trabajos se unen a los ya cientos de argumentos científicos que demuestran que el ajedrez merece un lugar en las aulas.

En la serie de videos de psicología y ajedrez que recién termine, traté de plasmar algunas de las argumentaciones recabadas, para así también utilizar algunos de ellos como propaganda al ajedrez accesible y fácil de asimilar gracias a las posibilidades que brinda un medio tan flexible como accesible como es el video.

México, a 22 de Marzo del 2011