Home/InicioTodas nuestras tiendasTienda de AjedrezTienda Juegos y Juguetes DivertidosTienda de FitnessSoftware Inforchess
Aprender AjedrezNoticias AjedrezNovedades en AjedrezColumnistasClub LectoresLinksF.A.Q. Añadir a favoritos

 

 

De Holanda con amor.

 por el IM Raúl Ocampo Vargas

 

 

 

Seleccionar un libro para iniciar mis contribuciones de 2011 en Inforchess me resultó un problema difícil. La producción editorial de ajedrez en el mundo es muy grande y los libros suelen llegar a mis manos por oleadas. Hay meses que sólo llegan uno o dos libros interesantes y no es tan difícil elegir el libro tema. Pero hay ocasiones en que se acumulan. Recientemente hice varios viajes largos que me desconectaron un tiempo de los medios electrónicos y de mi ciudad de residencia. Al grado que en mis cursos via email hube de tomarme “vacaciones obligadas” por no poder usar internet a nivel ampliamente suficiente para mandar mis lecciones, ya que sufría el servicio de un severo límite en lo que a envíos en bytes se refiere. Al arribar a mi ciudad, tuve que atender muchos correos acumulados y también dedicarme a la agradable tarea de revisar decenas de libros nuevos y encontrarme con muchos títulos interesantes. Incluso cuando estuve en La Habana en los primeros días del año topé con un libro editado en Cuba hace años y no conocía yo, a pesar de ser escrito por una autora a quien estimo y haber sido elaborado en diseño por uno de mis mejores amigos. Creía yo estar al día de lo que se producía en Cuba en materia editorial en general y en ajedrez en particular y me lleve una gran sorpresa. Pero ese libro merece una reseña especial y prefiero escribir ahora de textos que en particular me impresionaron al final de 2010 y después los que conocí en 2011.

A veces pensé que el 2010 fue el año del “ño”, ¡Ño que añito, caballero! Ni me sorprendió que lo terminara caminando solo y oyendo cañonazos entre multitudes de desconocidos e iniciar el 2011 saludando a viejos compañeros que no había visto en más de 25 años. Estaba en la única ciudad que recibe con saludos de 21 cañonazos el primero de enero, con festivales en barrios y una mezcla de melodías entre danzones y guaguancós.

El caso es los libros más interesantes que conocí en el último mes del año del “ño” de 2010, no fueron  publicados en 2010, pero fue cuando llegaron a mis manos.

Los tres aparecieron en 2009 en Holanda, pero no pude conocerlos hasta diciembre de 2010, aunque había leído algunas apreciaciones en diversas revistas. Sabía que eran buenos, pero mi economía no me permite, a muy pocos se los permite su economía, comprar cuanto libro de ajedrez lee uno que es “superb”.

Los tres tuve ganas todo 2010 de conocerlos, pero solo hasta diciembre los pude examinar, viendo en cierto modo, cumplidas mis expectativas.

Lo curioso es que por noviembre de 2010 conocí un libro editado en 2011, lo que me pareció muy raro, parece que los editores habían planeado su salida hasta 2011, pero lograron sacarlo antes y lo hicieron así.

Pero volviendo a los libros editados en Holanda en 2009, todos por New in Chess, tenían los títulos: “Revolucione su ajedrez” del GM Moskalenko; “Estrategia de Ajedrez para jugadores de Club” del MI Herman Grooten y “The Chess Instructor 2009” por Giddins y Bosch.

Cada uno tiene algún capítulo realmente relevante. En el caso del escrito para jugadores de club, plantea unas ideas que seguramente son útiles incluso para grandes maestros. Me refiero al capítulo 2, “El ojo del gran maestro”. Su contenido es altamente instructivo y yo he utilizado su material en clases con algunos de mis alumnos, y puedo asegurarles que les ha sido muy útil. Ya desde el capítulo 1 captó mi interés. Timman en la introducción elogia en particular una parte del libro donde se recuerda una lección que el GM Jan Hein Donner, la institución de ajedrez más grande de Holanda entre las épocas de Max Euwe y Jan Timman, diera al MI Hartoch de cómo una pieza aparentemente activa no hacía nada. Como es común en libros que no son escritos por Grandes Maestros, pero que se destacan a nivel mundial, las citas y fragmentos de muchos libros escritos por grandes jugadores son abundantes. Ya como recopilación de recomendaciones de grandes maestros, valdría ese libro la pena de leerse. Pero aparte de bien escogidas las citas y referencias, se siente un trabajo de amor y se sugiere que es un trabajo de referencia muy valioso.

El libro se basa en una interesante modernización de los ahora ya clásicos conceptos de Steinitz. Aunque tengo que examinarlo más profundamente, hay algunas cosas en que discrepo, como por ejemplo de la influencia en la escuela soviética de Steinitz, que Grooten considera muy grande y yo no lo creo así.

Grooten es un maestro Internacional con una experiencia de más de 30 años como entrenador. Competidor en muchos campeonatos de Holanda, curiosamente nació en América, prácticamente en el Caribe, en las llamadas Antillas Holandesas, cuando Aruba, Bonaire y Curazao integraban un solo país.

Del libro del GM Moskalenko, me parecieron los dos primeros capítulos muy importantes, donde presenta sus test para evaluar a sus pupilos, de donde pueden sacar los entrenadores sistemas muy positivos para su labor.

El capítulo 5, sobre el sistema de Botvinnik y las reglas del Caos, es otra faceta que hace de este libro algo notable y trata de un tema que es muy poco tratado fuera de la literatura soviética especializada en ajedrez. Es por ello un tema muy novedoso para los lectores occidentales.

Del tan publicitado “The Chess Instructor 2009” realmente me llamaron la atención sólo algunos capítulos, como el escrito por el MI Mark Dvoretsky y la Dra. de la Universidad Erasmus de Roterdam, Anique de Bruin, que trata sobre un tema que a mi me interesado especialmente: la práctica deliberada como factor esencial del éxito en ajedrez. Transmite algunas enseñanzas de Botvinnik, pero de una manera tan especial, que garantiza la comprensión absoluta del lector.

El capítulo 5, de las 10 cosas principales que un coach de ajedrez debe recordar, es una guía muy útil para entrenadores de cualquier nivel.

Los capítulos finales, 12 y 13, son especialmente valiosos para cualquiera que entrena jugadores de cualquier nivel. El llamado Cuestionario Apeldoorn y la Jerarquía Hertan, son propuestas muy valiosas para los entrenadores, aunque no me parecieron originales, pues parecen deben mucho a los planteamientos hechos por el primer campeón mundial por correspondencia Cecil Purdy.

El último capítulo, una selección de libros revisados y descritos por el MI Jeroen Bosch, me pareció un poco flojo, aunque ya esperaba eso, tras mis discrepancias sobre las sugerencias que hizo en la FIDE con otros Senior FIDE Trainer.

Los tres libros me han sido muy valiosos para elaborar mis lecciones y seguramente pueden ser libros de cabecera para todo entrenador serio

 

 

 En México, a 17 de Enero del 2011